Toda la información sobre bodas en Internet

Boda Civil I

La boda civil cada día avanza más posiciones frente a la religiosa. Hoy en día la boda en juzgado o ayuntamiento se ha normalizado en la sociedad y ya no se observa como un acto hereje y anormal.

Este tipo de ceremonias, si bien no tienen el boato y celebridad de las religiosas, se van acercando en su fastuosidad. Esto es especialmente significativo en las bodas en los ayuntamientos.

En las casas consistoriales, los alcaldes , o bien los concejales delegados por estos, se afanan por estar cerca de la ciudadanía y prestarles un buen servicio para un momento tan decisivo en la vida de los novios.

Si bien el juzgado es más frío y el juez se limita a cumplir la ley como esta marca, los alcaldes o concejales tienen más libertad para alegrar y dar calidez y dinamismo a la ceremonia civil.

Salvo que para los novios, el matrimonio sea un mero trámite y todo se limite a la rapidez de la firma de un contrato que obliga a ambas partes, es más aconsejable decantarse por organizar la ceremonia en el consistorio.

Hay que observar que es perfectamente posible casarse en un Ayuntamiento foráneo, en una localidad distinta a la propia de la residencia de los novios. Por ejemplo podemos pretender que nos case el Alcalde de Madrid o hacerlo en un edificio consistorial rústico de un pueblo con encanto. Esto conlleva normalmente unas tasas mayores.

Los datos aquí mostrados son válidos para España. En los demás países los trámites y desarrollo de las ceremonias pueden variar sustancialmente.

Trámites y papeleo

Independientemente de si los novios desean casarse ante el juez o ante el alcalde, es necesario abrir un proceso legal en el Registro Civil correspondiente.

En dicho Registro Civil informarán puntualmente de los requisitos y documentos a presentar pero suelen ser: solicitud de matrimonio, declaración de estado civil de los novios, sus partidas de nacimiento y certificados de empadronamiento, fotocopias de los DNI de ambos. En caso de situaciones como viudedad, divorcio, extranjería o minoría de edad, los documentos correspondientes que los prueben.