Toda la información sobre bodas en Internet

Complementos, segundo traje y lencería

El vestido debe complementarse adecuadamente con otros adornos que ensalcen su belleza.

El principal es el velo, que en tradicionalmente en las ceremonias religiosas ocultaba el rostro de la novia hasta después de ser ordenado el nuevo matrimonio. Suele ser de tul, organza o encaje. Se sujeta al cabello con el tocado o con una peineta.

En el recogido del pelo, además de coronas o diademas, se suelen emplear peinetas con flores, juegos de flores , cintas o pasadores, siempre en combinación con el traje, y como complemento de éste. Las flores añaden frescura y elegancia, y en las últimas tendencias son preferidas frente a diademas o joyas en la cabeza.

Otro complemento muy importante son los zapatos. Desde sandalias, salones hasta escarpines o zapatos forrados en raso, todo cabe si van en combinación con el vestido. Las bailarinas son cómodas y originales haciendo de la simplicidad belleza..

Pero lo principal es que sean cómodos para no destrozar los pies y de paso el día. Por ello conviene que la novia se los ponga y se acostumbre a ellos, unos días antes.

Unos guantes blancos y largos llenan de suntuosidad y elegancia el aspecto de la novia, completando el vestido que lo ha de hacer posible, ya que con ciertos trajes no concuerdan.

Otro aspecto fundamental son los pendientes, que no pueden ser estrafalarios ni chillones. Preferiblemente serán de perlas, brillantes o piedras engarzadas. O puede acudirse al clásico oro o plata.

Segundo traje

Algunas novias después de la boda en si, baile nupcial incluido, prefieren cambiarse de vestido para ganar en comodidad. Especialmente para disfrutar en la fiesta final o el cóctel de despedida. Ello es sobre todo acertado cuando la boda es civil, en la que la comida y la fiesta adquieren un mayor relieve.

El traje elegido puede ser uno de noche o de fiesta, con colorido o rompiendo la sobriedad de la boda, acudiendo al colorido y la frescura, pero siempre sin abandonar el estrellato del día. Es el momento para lucir joyas y complementos.