Toda la información sobre bodas en Internet

La entrada en la Iglesia

La novia, en el paseo de entrada irá acompañada del padrino. La variación más elegante, en lugar de agarrar la novia el brazo del padrino, es sujetar con ambas manos el ramo de flores. El padrino agarrará con su mano izquierda el brazo derecho de la novia entre el codo y la muñeca, más cerca de esta. La novia irá medio paso por delante del padrino para ser ella la que esté más libre, ya que tiene que tirar del vestido. Los pasos de ambos serán cortos y juntando los pies tras cada paso opcionalmente. Cuando llegan al altar el padrino toma la mano de la novia y se la entrega al novio, con algún mensaje espontáneo correspondiente. Será el momento en el que, si la novia lleve el velo sobre el rostro, sea levantado y echado para atrás por el novio.

Sea cual sea la opción elegida, en el altar se situarán el novio y novia -a la mano izquierda del novio- en el centro, flanqueados respectivamente por padrino y madrina. Los padrinos suelen estar en esa posición, pero en ciertas bodas, como las reales, están un poco separados, a ambos lados del altar acompañados por sus parejas, dejando solos a los novios en el centro. Los testigo, pajes y damas de honor, también pueden situarse en el altar, así como los cónyuges de los padrinos a los lados de éstos.

Esta composición suele estar de espaldas a los invitados, pero para que sea más visible para ellos la ceremonia, pueden situarse novios y padrinos de perfil a un lado del altar. Si se quiere seguir un ubicación de los invitados, los de la novia ocupará la izquierda mirando al altar de la iglesia y los del novio a la derecha.

____________________________