Toda la información sobre bodas en Internet

Maquillaje y Peinado

Un buen maquillaje de novia debe conseguir tres propósitos: 1. Conseguir naturalidad y elegancia 2º disfrazar los defectos y ensalzar virtudes y 3º Que perdure a pesar del "maltrato" que sufrirá durante el día además de estar preparado para las diferentes luces del día: natural, focos, flash y luz artificial.

En efecto, un buen maquillaje no debe convertir a la novia en un auténtico "payaso", llena de estridencias en su cara, sino lograr un aspecto natural. El mejor maquillaje es que consigue la belleza sin que se note la existencia de maquillaje.

La cara deberá hidratarse convenientemente para poder aplicarlo. Excepto que la piel esté gravemente seca, se evitarán aceites porque estos producen brillos.

El siguiente paso será el aplicar una buena base de maquillaje de un tono mayor o menor al de la propia piel, salvo en las ojeras que será más claro y luminoso. El mejor color es el beige que es el más natural. En estos momentos hay que aplicar polvos para evitar los molestos brillos.

El maquillaje en si empieza por los ojos. Si la mirada es la mejor cualidad de la novia es imprescindible realzarla con gamas cobrizas, arena o pardas. Si la novia está morena un tono salmón, y si sus ojos son claros, un tono humo. Jamás conviene emplear tonos verdes o azules que no combinan con el blanco del vestido.

La máscara de las pestañas debe ser contundentemente oscura para captar el romanticismo de la mirada. Sobre el hueso de la ceja, una sombra blanca en piel clara o vainilla en oscura otorgan frescura y van a juego con el vestido de la novia. Las cejas no deben ser el centro de la cara por lo que hay que olvidar los lápices y acudir a las sombras.

Los defectillos del rostro se tapan con polvos correctores. Por ejemplo hay que aplicar corrector oscuro a la barbilla y más claro a los pómulos para las caras alargadas, sombreadas en las mandíbulas para las cuadradas y oscuro en la partes inferiores de las mejillas en las redondas.

El colorete que ilumina las mejillas y da sensación de alegría, será rosa-rosa en caras pálidas o rosa-melocotón en pieles mate.