Los niños suelen comer de manera diferente a los adultos. La mayoría prefiere un plato sencillo que uno de alta cocina, y la comida rápida les suena más apetecible que la verdura. Por eso es importante preparar un menú distinto para tus invitados más pequeños. Pero, ¿cómo combinar recetas de alta calidad con algo que les atraiga? Muy sencillo: reelaborando los platos más fáciles con ingredientes naturales gracias a un servicio de catering de confianza.

Emily G Photography

Para picar, ofréceles los típicos fritos de toda la vida, pero al horno. Las croquetas caseras de jamón o bacalao, los nuggets de pollo y los palitos de pescado se pueden preparar de una manera mucho más sana elaborando rebozados finos y manchándolos con un poco de aceite de oliva para que se doren en el grill. Además, estos snacks son perfectos para engañarles e introducir la verdura en sus dietas de una manera camuflada. Con brécol machacado con pan rallado y queso parmesano en tiras, todo mezclado y ligado con huevo, puedes crear unas croquetas verdes deliciosas. La coliflor es el relleno perfecto para hacer unos increíbles nuggets cien por cien veggies.

Carmen Santorelli Photography

Los quesos tiernos son muy suaves y por eso gustan a casi todo el mundo. Son ideales para los jóvenes, cuyos paladares todavía no están acostumbrados a la variedad de sabores y la fuerza de algunos quesos curados. No dudes en ponerlo también como aperitivo, junto con un poco de pan recién horneado.

Style my pretty

En el entrante, tal vez una ensalada sea una propuesta demasiado arriesgada. Sin embargo, nadie puede resistirse a las cremas de verduras. Las de calabaza y zanahoria suelen ser las más populares entre los niños porque tienen un toque dulce que las hace fácilmente comestibles. Combínalas con un poco de cebolla e incluso patata, para darles algo más de cuerpo.

569ede70643a1$!x900

Los niños comen menos que los adultos, su estómago es más reducido, por así decirlo, así que no les atiborres a comida y dales platos frugales. Como primer plato, la merluza es el pescado suave por excelencia, y el que mejor se come porque sus espinas son fáciles de eliminar. Si prefieres una opción de marisco, te sugerimos vieiras rellenas con langostinos. La crema de bechamel y los pedacitos de langostinos resultarán riquísimos incluso para los invitados junior.

Jose Villa Photography

Para el segundo plato descarta carnes rojas, que son más pesadas, más difíciles de digerir y menos sanas. Opta por pollo o pavo cocinado a la plancha, no frito. Bien sazonado es un plato tan saludable como exquisito. Eso sí, permíteles un pequeño exceso con una guarnición de patatas fritas, pero siempre caseras y con poca sal. Algunas salsas como el ketchup, la mayonesa y la mostaza serán perfectas para completar el plato. Puedes presentarlo también en forma de hamburguesa, que es otro de los platos que adoran los niños. Si prefieres perritos, olvídate de las salchichas procesadas y busca alternativas de buena calidad, e incluso vegetales, como las de soja. Ellos no notarán apenas la diferencia, pero su cuerpo sí.

Jen Fariello Photography

En cuanto a las bebidas, si bien los refrescos no son nada recomendables, un día es un día: permite que tomen algunos, pero también pon zumos naturales y, por supuesto, agua. Los postres serán, seguro, los más esperados por ellos. Dales unas cuantas posibilidades, tanto envasadas, como yogures de sabores o gelatinas, como caseras (flanes, natillas, bizcocho, macedonia…). Eso sí, no los llenes demasiado para que puedan probar la mejor parte del menú: un pedacito de la tarta nupcial.