Decidir la canción para el vals nupcial no es fácil. Existen tantas opciones y tantos gustos diferentes para la música que puede suponeros un quebradero de cabeza. Pero si ambos sois amantes del rock y queréis una boda cien por cien rockera, seguro que ya estáis pensando en una buena balada para inaugurar vuestro matrimonio. Te proponemos quince imprescindibles.

I Don’t Wanna Miss a Thing, de Aerosmith. Esta canción puso sonido a la historia de amor entre Grace y A.J. en la película Armageddon. Steven Tyler la sigue cantando en sus conciertos y poniendo los pelos de punta al público con su voz, la letra y la melodía. Apuesta por este clásico para tu vals nupcial.

Still Loving You, de Scorpions. Ésta es una de las más emotivas baladas del grupo alemán. Cierto es que la letra es un poco melancólica, agridulce, y vosotros estáis en vuestro día más feliz, pero por lo bonita que es y su ritmo lento, perfecto para bailar, debes escucharla y darle una oportunidad.

I Want to Know What Love Is, de Foreigner. Canción ochentera por excelencia, es muy dulce para ponerla en vuestro primer baile como marido y mujer.

More Than Words, de Extreme. Todo aquel que tiene una guitarra ha tocado alguna vez los suaves acordes de esta balada acústica de principios de los noventa. Cada palabra y nota rezuma romanticismo. Sería genial si algún amigo vuestro pudiera interpretarla en directo, sobre todo en una boda al aire libre.

Carrie, de Europe. El grupo sueco de hard rock popularizó esta balada a finales de los ochenta, que nada tiene que ver con otro de sus clásicos, The Final Countdown. Tiene mucha fuerza y seguro que todos la corearán mientras suena.

Love Me Tender, de Elvis Presley. Vamos un poco más atrás en el tiempo, hasta los cincuenta, para rescatar esta maravilla entonada por la limpia voz del rey del rock. Es perfecta para soñadores e idealistas.

Wild Horses, de Rolling Stones. Muchas baladas nos han enamorado durante toda la carrera de los Rolling Stones, pero esta es una de las más conocidas y encantadoras. Encajará con bodas boho e indie.

Don’t Cry, de Guns N’ Roses. Forma parte de una trilogía junto con November Rain y Estranged. La elegimos porque es la que mejor se ajusta, por duración, a un vals nupcial, pero las tres son increíbles. ¿Quién no querría bailar al ritmo de un solo de Slash?

Always, de Bon Jovi. La banda estadounidense lleva discos y discos a sus espaldas, pero baladas como Bed of Roses y Always se repiten concierto tras concierto a pesar de contar ya con más de dos décadas, y no es para menos.

And I Love Her, de Beatles. Será por baladas de los Beatles… Tienes decenas entre las que elegir. Nosotras nos quedamos con esta porque es muy agradable y pegadiza, con el característico toque naif de los ingleses que les acompañó en toda su discografía.

Far Away, de Nickelback. Esta es algo más comercial y reciente que las anteriores canciones, pero no por eso menos disfrutable. La voz rasgada de Chad Kroeger es muy personal y pone sentimiento a cada pieza que canta.

Every Rose Has Its Thorn, de Poison. El grupo de glam y heavy metal combinó su potencia con la gracilidad de una buena canción de amor en esta balada ochentera. Podéis ponerla tal cual durante el baile o, si contratáis a músicos en vivo, que la toquen sólo con guitarra.

Wish You Were Here, de Pink Floyd. Pink Floyd son mucho más que la espectacular Another Brick in the Wall. Déjate seducir por este cadencioso tema y disfrútalo junto a tu pareja en el día más especial de vuestras vidas.

Love Me Two Times, de The Doors. Corta, simple, cañera, atrevida… Así es Love Me Two Times, como la mayoría de las obras de Jim Morrison y compañía. Es diferente e inesperada, idónea para los amantes de la psicodelia.

Stairway to Heaven, de Led Zeppelin. Se trata de uno de los temas más controvertidos del grupo, pero también de uno de los más brillantes. Nadie olvidará tu ceremonia si la eliges para el vals.