El brunch, aún hoy, nos suena a extravagancia propia del pijerío norteamericano. No es ni breakfast ni es lunch, no es ni muy temprano ni muy tarde: su horario habitual oscila entre las 12 y las 14.  Y su éxito resulta tan patente que, en los últimos tiempos, se ha colado en las bodas.

Erin McGinn Photography

Erin McGinn Photography

Puede que te suene, a bote pronto, algo extraño, pero las ventajas de un banquete de estas características son tantas que no podrás resistirte. Para empezar, hoy en día muchos novios se preocupan de que su boda sea perfecta a un precio asequible. El brunch lo es sin renunciar, por ello, a la elegancia y la calidad del producto que ofreces. Solo en bebidas ya notarás la diferencia, pues tus invitados no estarán por la labor de acabar con las existencias de alcohol en una barra libre diurna, como sí harían en una nocturna.

La forma típica que adopta un bruch multitudinario es el tipo buffet, que permite variedad, una combinación armoniosa entre comida y decoración y, lo más importante, gran libertad para que amigos, familiares y novios charlen los unos con los otros. No olvides a los niños y a los mayores, que agradecerán un lugar en el que sentarse y descansar, con lo que distribuye mesas y sillas a lo largo del salón o jardín.

BeFunky Collage

Lorely/ KT Merry Photography

¿Qué platos debes ofrecer? Obviamente te apoyarás de una empresa de catering que te ofrezca lo más adecuado, pero estos consejos te orientarán. Es importante alternar platos salados con dulces, pues te encuentras con un pie en el desayuno y otro el almuerzo. Los embutidos y las tablas de quesos nunca fallan, pero no te prives de canapés y tostas originales que sorprendan a todos.

BeFunky Collage

Carrasco/ Soo Kim Photography/ Buffy Dekmar Photography

Los reyes de los dulces hoy por hoy son los cupcakes, tan apetecibles por dentro como por fuera y capaces de adoptar mil formas, sabores y colores. Los soufflés, las galletas, la bollería, la fruta y, por supuesto, el chocolate en cualquiera de sus modalidades, deben formar parte del menú.

BeFunky Collage

Buffy Dekmar Photography/ Love & Light Photographs/ Julie Blanner/ Ryon-Lockhart Photography/ Plum & Oak Photo/ Millie Holloman Photography/ Sara Weir/ Honey Honey Photography

Las bebidas han de ser tan variadas como los sólidos: agua y refresco para jóvenes y abstemios, pero también vinos, cava, cervezas y, por qué no, un pisco sour, refrescante y perfecto para abrir el apetito y darle un plus de clase al bruch.

BeFunky Collage

Jamie Grenough Photography/ Jen Huang/ Sarah Kate/ KT Merry Photography

¡No olvides la tarta! Para este tipo de evento, mejor que sea suave, de frutas y abizcochada. La originalidad del desayuno-comida, sumado a una agradable música y un tiempo para el baile crearán un recuerdo inolvidable del día de tu boda.

BeFunky Collage

Andrew Mark Photography/ Rebecca Arthurs