Si te preguntan con qué música asocias una boda, probablemente lo primero que te viene a la mente es el “ta ta tarán” de la Marcha Nupcial de Wagner o la popularizada Marcha Nupcial de Mendelhsonn.  Tampoco sería extraño que pensases en el precioso Canon en Re mayor de Pachelbel o en el Ave María de Schubert.  

Las bodas religiosas son las que suelen conservar estas melodías tradicionales, por encima de las civiles. Sin embargo, cada vez son más los novios que deciden sorprender a su pareja con canciones menos convencionales.

Hay quien contrata a una banda para que interprete la canción favorita del otro e, incluso, consigue que un famoso actúe en la ceremonia. Los australianos Kya y Marr Debono tuvieron que posponer su unión debido al suicidio de la madre de la joven. Una emisora de radio, al conocer la triste historia, quiso cubrir los gastos de la boda y pidió a Ed Sheeran que apareciera en ella por sorpresa.

Algo similar hizo el grupo californiano Maroon 5. Para el clip de Sugar decidió irrumpir en cinco bodas en Los Ángeles y capturar las reacciones de estupefacción y alegría de los recién casados y los invitados.

No todos contamos con la suerte de que Adam Levine irrumpa en nuestra fiesta, ni con un altísimo presupuesto como para pagar 800.000 euros por un artista de este nivel, cantidad que cobró Jennifer López para cantar en las nupcias del millonario Sanjay Hinduja y la diseñadora Anusuya Mahtani. Por eso te proponemos que lo hagas tú mismo si se te da bien (y si no, también, que la intención es lo que cuenta).

Jesús le dedicó a Vero Estoy hecho de pedacitos de ti, de Antonio Orozco, en pleno altar de la iglesia. Juanmi escogió Somos, de Melocos, para cantársela a Isa a los ojos en su celebración, y María interpretó Me enamoré de ti, de Chayanne, para Juan.

Puedes escoger temas en español, como ellos, baladas en inglés, o una pieza instrumental si te defiendes con la guitarra, el piano o cualquier otro. Una idea sencillísima y gratuita como esta significará mucho más para tu pareja que cualquier regalo caro y ostentoso. No seas tímido y ve pensando ya en qué canción va a sonar en tu boda.