El banquete de bodas tiene hoy en día mil variantes y posibilidades para hacerlo original y sofisticado, pero lo cierto es que se trata de una costumbre que lleva miles de años celebrándose para disfrutar con los seres queridos y augurar un futuro próspero a los recién casados.

BeFunky Collage

Amanda Watson Photography/ Carla Gates Photography

Los egipcios, babilonios, griegos y romanos lo convirtieron en una tradición mediante la que los novios compartían con sus allegados el inicio de la vida en común, pero también mostraban el estatus social de sus familias a través de los manjares abundantes y especialmente exquisitos que se servían en la mesa.

Sin embargo, hoy parece primar la singularidad por encima de todo, y cuanto más sorprendente resulta el evento, mayor es su éxito entre los invitados. De tipo cóctel, de tipo buffet, temático o especializado en distintos tipos de gastronomía locales o internacionales, las posibilidades parecen infinitas.

BeFunky Collage

Rachel May Photography/ Lane Dittoe

Aunque nos encanta la innovación, en MiBoda.com también queremos dar visibilidad a la tradición, al banquete de toda la vida y que, sin mucha complicación ni grandes artificios, ha funcionado muy bien durante décadas.

Henry + Mac

Henry + Mac

El banquete tradicional comienza con la recepción o el cóctel de bienvenida, que se da en una sala distinta al salón principal. Se compone de copas de vino o bebidas gaseosas, tapas y embutidos de calidad que los invitados van degustando mientras esperan a los novios, que se encuentran en plena sesión de fotografías.

ckt

The Cookie Rookie/ Marisa Holmes

Tras esto, existen dos opciones. La primera es que los invitados pasen al salón del banquete y se sienten antes de la entrada de la pareja. La segunda es que permanezcan de pie en la zona de recepción hasta su llegada, y sean ellos los que les guíen para sentarse en sus mesas.

Un menú tradicional comienza con los entrantes. Estos pueden ser pequeñas ensaladas, cremas, sopas, pero que siempre añaden un punto diferenciador, especial, que las distingue de los platos normales del día a día. Junto con ellos suelen servirse cuencos con varios y sabrosos tipos de pan.

--

Caroline Tran Photography/ Jose Villa Photography/ O’Malley Photographers

En una boda de día, con almuerzo, se sirven dos platos principales, mientras que en una boda de noche basta con uno solo para cenar, porque se entiende que esta comida ha de ser más ligera. El primer plato se compone de pescado o marisco y el segundo de carne. Algunas personas sirven un sorbete de limón entre plato y plato para limpiar el paladar y prepararlo para nuevos sabores.

BeFunky Collage

Jake and Jennifer Moreland of Two Birds Photography/ Erin McGinn

En el momento del postre, el protocolo estipula que los novios cortan juntos el primer pedazo de tarta nupcial. Luego se reparten a los invitados porciones de la misma, pero también puede incluirse, en una mesa aparte, distintos postres para todos los gustos: frutas, cupcakes, galletas, helados…

yep

Paige Jones Photography/ Sarah Yates Photography

Durante los dulces, los comensales hacen un brindis y el padre o madre de alguno de los novios recita unas palabras emotivas. También se hace entrega de los obsequios de los invitados.

BeFunky Collage

Adeline & Grace Photography

Llega el momento del vals nupcial. Lo más clásico es que la melodía se trate, como su nombre indica, de un vals, pero se permite que suene un tema moderno escogido por los novios, que signifique algo especial para ellos. Luego, la novia bailará con el padrino y el novio con la madrina.

Photography by Walters & Walters

Photography by Walters & Walters

Una vez finalizado el banquete y el baile, sólo queda disfrutar de la fiesta. El DJ y la barra libre son los principales atractivos de horas de diversión y juerga. Un tiempo más tarde de la finalización de la comida, cuando se entiende que los convidados pueden tener hambre, el catering saca algo de picoteo, como sandwiches, hamburguesas, perritos o pizzas, que recargarán las pilas de los más fiesteros para que puedan seguir pasándoselo en grande.

walters

Photography by Walters & Walters