Las flores suelen ser las protagonistas de la decoración de una boda. Sus colores, su delicadeza y su apetecible olor invaden cada rincón llenándolo de alegría. ¿Por qué no dar un paso más allá y utilizar frutas para embellecer tu gran día?

Las frutas son coloridas, aromáticas y, además, no sólo puedes emplearlas como adorno sino también como alimento. Allí donde fueras a colocar flores, hojas y ramas, añade también una fruta, combinando a tu gusto las gamas cromáticas de todos los elementos.

BeFunky Collage

Henry + Mac/ O’Malley Photographers

Las manzanas royal gala y fuji dan mucho juego para los ramos de novia. Sus tonos rojizos combinan muy bien con el acebo pero, en general, puedes mezclarlas con hojas verdes variadas y pequeñas flores blancas. Las fresas también son una excelente posibilidad para el ramo, y los cítricos, como la lima y la naranja aportarán un aire flúor muy vital.

BeFunky Collagee

Megan Clouse Photography/ Kelly Sweet Photography/ Rebecca Yale Photography

El altar mayor de la iglesia, la mesa del registro civil o el pedestal que coloques en algún paraje natural en el que te vayas a casar llevan siempre arreglos florales, con lo que puedes igualmente adicionarle los frutos que desees.

Rebecca Yale Photography

Rebecca Yale Photography

La mesa o mesas del banquete constituyen los lugares idóneos para dar rienda suelta a la ornamentación frutal. Cuentas con distintas opciones. Una de ellas es colocar, en una bandeja, diversos productos de tonalidades variadas. Combínalo con velas cuyo aroma sea el mismo que el de los frutos que has presentado en tus centros de mesa. Además, la tenue luz que proporciona el fuego resultará muy romántica si el banquete se celebra al anochecer.

BeFunky Collage

Roots Of Life Photography/ Jeremiah and Rachel Photography/ Megan Clouse Photography/ Emily Steffen

¿No te convencen las bandejas? Elige un modelo de jarrón transparente que te guste, llénalo de agua e introduce limones enteros con ramas de limonero, o bien naranjas, también intactas, con flores de azahar. Los búcaros quedarán preciosos a la vista y, por si fuera poco, desprenderán fragancias embriagadoras.53d962e43536c$!x900

disfruta la fruta

La propuesta más original que se nos ocurre para los centros de mesa es la elaboración de pequeños árboles frutales. Nos encantan para bodas de primavera que tienen lugar en fincas y jardines, porque puedes conjuntar tu arbusto artificial con la naturaleza que te rodea. Además la altura de las plantas no tapará la visión a los invitados de sus comensales de enfrente.

Greg Finck

Greg Finck

Si quieres convertir los recovecos del salón en un verdadero cuadro de Juan de Zurbarán, apuesta por bodegones clásicos elaborados a partir de racimos de uvas verdes y moradas, manzanas golden, higos, papayas, plátanos… Para darles un toque moderno y fresco, combínalos con una pizarra que lleve escrito algún mensaje evocador o el nombre de los contrayentes, la fecha y el lugar, todo ello con tipografías divertidas y coloridas.

BeFunky CollageAcqua Photo

Acqua Photo

Para ceremonias veraniegas, un puesto de zumos será un acierto indiscutible. Estos corners no sólo son estéticos, sino también muy funcionales. Tus invitados agradecerán tener esta bebida tan sana a su disposición, con la que se refrescarán y se recargarán de vitaminas entre baile y baile.

fruitjuice

Kylie Chevalier Photography/ MIMMO & CO/ ONEHOPE Wine/ Lindsay Hite READYLUCK

La única regla que debes seguir para decorar tu boda con frutas correctamente es que haya cierta concordancia entre todas ellas: las del ramo, las de los centros de mesa y las del altar.

Recuerda que las frutas son alimentos y, por ello, por ética, queremos que hagas un uso responsable de ellas. Te proponemos que las reutilices una vez hayan cumplido su función ornamental. Al finalizar el banquete, deja encargado al servicio de catering que las retiren y las coloquen, más tarde, como aperitivos, a modo de complemento o alternativa a los clásicos sándwiches y perritos de media tarde o de la madrugada, según el horario de la fiesta. Así, con muy poco esfuerzo, lo tendrás todo: una boda estética, una comida deliciosa y unos snacks saludables.

Caroline Tran

Caroline Tran