El invierno cada vez pierde más fuerza, los días son más largos y a veces nos sorprendemos aflojándonos la bufanda y abriéndonos la chaqueta en plena calle. La primavera es una de las épocas preferidas por las parejas para celebrar una boda, porque la temperatura es óptima para estar al aire libre sin acalorarse demasiado y la naturaleza se encuentra en plenitud.

¿Cómo aprovechar esta belleza para añadirle una buena decoración? Lo principal es elegir bien los colores y la combinación entre ellos. Olvídate de los tonos neutros o de los pasteles, lo que necesitas es una gama cromática atrevida, viva, y alegre. En todo caso, decide si vas a tirar hacia los tonos cálidos (amarillos, naranjas, rojos, rosas…) o hacia los fríos (azules, verdes, violetas…). Puedes crear contraste entre ellos en algunos elementos como los arreglos florales o los centros de mesa.

Sugar Rush Events RomaBea Images Matthew Land Studios Lauren Goldenberger2 589531ffa69f8$!x900 Andrea Jacobson For The Observatory Anezka Chudlikova the louro studio 2

Lo principal es escoger bien el sitio de la celebración. Si va a ser una boda religiosa, tendrás que decorar adecuadamente la iglesia por dentro haciendo uso de velas, pétalos, retales… Si va a ser una ceremonia personalizada por lo civil, te recomendamos que escojas un espacio mixto, tanto con zona interior como exterior de jardín, para que podáis disfrutar de la luz y el agradable aroma de la primavera durante el día y refugiaros de las noches aún crudas por el frío.

Haced una ceremonia totalmente idílica, fundida con la naturaleza. Elaborad una alfombra de pétalos hacia el altar, el cual, si estáis en el campo, podéis ornamentar con ramas, hojas secas, flores, pero también globos o pedazos de tela. Nos enamora la idea de elaborar un altar en medio del bosque, entre los árboles, elaborado con madera más o menos trabajada y con ayuda de palets. Apuesta por una boda rústico chic o de estilo celta para esta época del año.

audiovisuart carlos aragon 2 carlos aragon 3 carlos aragon 4 carlos aragon 5 carlos aragon 6 carlos aragon Lauren Goldenberger

Os recomendamos una mesa imperial en lugar de varias redondas, porque los centros de mesa en las mesas alargadas resultan mucho más vistosos, destacan más que esparcidos individualmente entre varios puestos. Además, al celebrarse el banquete en una zona ajardinada y con la llegada del buen tiempo, los invitados estarán más por la labor de levantarse y andar saludando a unos y otros conocidos.

Candice Benjamin Photography

También te sugerimos que introduzcas las frutas como decoración comestible en tu celebración. Coloca varios corners o bodegones conformados por distintos elementos como cestas de mimbre, macetas, ramilletes… y también frutas, como si fueran un adorno más, pero libre de ser comido por quien lo desee como snack. En primavera están de temporada las fresas, los fresones, las ciruelas, los nísperos, los albaricoques, las cerezas y los arándanos. Todas ellas son deliciosas, sanas y tremendamente coloridas, ideales para aportar más estética al lugar.

HENRY + MAC©

HENRY + MAC©

Lacie Hansen©

Lacie Hansen©

Peter & Veronika©

Peter & Veronika©

Rebecca Yale©

Rebecca Yale©

Existen asimismo flores concretas que aparecen en esta estación, como sucede con los frutos. Algunas de ellas son muy originales, además, como la prímula, la caléndula o la calceolaria, y todas presentan gran variedad de tonalidades. Úsalas para tu ramo y tu tocado y para los pétalos de los cestos de las niñas damas de honor y los pajes.

Flores en el columpio©

Flores en el columpio©

Llena de color el mantel de la mesa y la vajilla con dibujos originales, los lazos de las sillas y la mesa de postres (en la que puedes incluir una fondue de chocolate con frutas). Introducid en el banquete alimentos ligeros como ensaladas, bebidas refrescantes para el cóctel, un puesto de zumos e incluso un carrito de helados para los aperitivos. Por último, decora el pastel nupcial con pétalos comestibles y figuras de mariposa de fondant.