La importancia de los detalles en la decoración de una boda es vital. Son las pequeñas cosas, esas que, por separado, parecen nimias, las que juntas crean ambientes espectaculares, llenos de color, elegancia y alegría. Sin embargo, saber escogerlos y combinarlos para crear un efecto perfecto no es tarea fácil.

En Miboda.com te recomendamos que, antes de nada, escojas un buen wedding planner y/o una empresa profesional que se dedique tanto a catering como a decoración para este tipo de celebraciones. Podrás contrastar tus ideas con ellos y recibir la opinión y el consejo de expertos. Te recordamos los detalles principales que no deben faltar en tu gran día.

El altar. Si te casas por la Iglesia, el propio recinto ya cuenta, seguro, con un maravilloso altar repleto de imágenes doradas, frescos y cristaleras. La decoración estándar para el altar mayor de la iglesia se basa en una gran centro de flores en el medio y ramilletes de menor tamaño a los lados.

Lisola Fotografía©

Lisola Fotografía©

Si eliges formalizar tu relación por lo civil, elabora un altar en el lugar de la celebración, ya sea este en un salón interior o al aire libre. Los altares en el campo o en la playa dan mucho juego, pues resulta precioso mimetizarlos con la naturaleza a base de flores, madera y cortinas.

Beatriz Tudanca©

Beatriz Tudanca©

Neima Pidal©

Neima Pidal©

El pasillo que lleva a la novia hacia el “Sí, Quiero” puede cubrirse tanto con una larga alfombra de tela usualmente blanca o roja, como con un precioso y original paseo de pétalos.

El arroz para los novios. Una de las tradiciones más divertidas del matrimonio es el lanzamiento del arroz a los novios. Por si han sido muy pocos los invitados que han traído su propio arroz de casa, prepara unos saquitos y engánchalos en los respaldos de cada una de sus sillas indicando su finalidad.

Ovillos de papel

Ovillos de papel

¿Quieres ser original? Utiliza arroz de colores (que puedes conseguir en tiendas o elaborar tú misma). Si te apena desperdiciar comida pero deseas perpetuar esta costumbre, ofrece pompas de jabón, pétalos de rosa o suaves pompones.

Los centros de mesa y la decoración  de las sillas. Tan importante es la calidad y la exquisitez de la comida como la decoración que la acompaña. Los centros de mesa se componen, tradicionalmente, de flores. Como todo elemento clásico, se va modificando y mezclando de tendencias más modernas.

Hoy en día verás jarrones hechos con latas, ramilletes metidos en farolillos, tarros de mermelada reconvertidos en macetas para plantas… incluso verás velas, piruletas y otras coloridas chucherías y figuritas de madera de varias formas.

Las sillas deben ir a juego con las mesas. Por eso, si las embelleces con flores, han de ser de la misma especie o bien de la misma gama cromática. Añade lazadas de telas con buena caída. Los asientos de los novios pueden permitirse estar algo más recargados que el resto.sillas-boda

Los bodegones. Reservar un par de rincones para mostrar hermosos bodegones es siempre un acierto. Con frutas, flores, velas, cestas de mimbre e incluso sofás o bicicletas crearás un espacio con encanto que todo el mundo querrá inmortalizar en sus cámaras fotográficas.

Alegría Fotografía

Alegría Fotografía

La Kuriosa©

La Kuriosa©

Lucía Romero©

Lucía Romero©

Si deseas otorgarles una utilidad práctica más allá de la ornamental, aprovecha estos bodegones para incluir un libro de firmas o un corner de tapas o pasteles.

El photocall. Esta tendencia es bastante reciente y ha tomado mucha fuerza con el estallido de las redes sociales, que ha traído consigo la moda del selfie especialmente de la mano de Instagram y ahora de Snapchat.

Bamba&Lina

Bamba&Lina

Con el photocall conseguirás que todos tus familiares y amigos tengan su momento de gloria y tú te llevarás un recuerdo encantador de cada uno de ellos. Algunas empresas ofrecen recreaciones de una alfombra roja, como si se tratase del estreno de una película o la entrega de premios de un evento de alta sociedad. Otras ofertan productos más personalizados y de aspecto más casero, pero igualmente entrañable.