El mundo del maquillaje se va completando y enriqueciendo cada día con tendencias de todo tipo y técnicas que adoptan curiosos nombres anglosajones. Al contouring y al whisking se ha sumado el recientemente el strobing, que consiste en iluminar la piel.

Podrías pensar que desde siempre has empleado lighters y que, por tanto, esto no es ninguna novedad, pero sí que lo es: el strobing consiste en hacer un uso inteligente de los iluminadores, aprovechando la luz natural que incide sobre los salientes del rostro. Es opuesto al contouring pues, mientras que éste trabaja creando sombras, el strobing piensa en las zonas que tienen más volumen y, por tanto, resaltan más de por sí (como los pómulos, por ejemplo).

Existen distintas maneras de utilizar los iluminadores. Principalmente hay dos: un strobing sencillo y minimalista, ideal para una boda informal y de día, y otro más recargado y sofisticado, perfecto para una ceremonia nocturna y de etiqueta.

strobbing

Betsi Ewing Studio©

El primer paso para cualquiera de las dos técnicas es utilizar una buena prebase. Es necesario que la piel esté lisa y preparada para recibir otros productos, sobre todo en este caso, en el que la difuminación es la clave y hace la distinción entre un buen resultado o uno exagerado. Te vendrá genial el primer matificante de Make Up Forever

Empezamos con el look natural. Sólo necesitas una base de maquillaje líquida y un iluminador también fluido. Debes combinar en un recipiente, como una paleta o un plato pequeño, un poco de iluminador y un poco de base (mitad y mitad, o una cantidad de iluminador por dos de maquillaje, dependiendo del efecto que desees). A continuación extiende la mezcla sobre tu cara, y verás cómo consigues resaltar los relieves de tus facciones de manera muy sutil.

Te recomendamos Strobing Fluid de Artdeco o Strobing Fluid Highlighter de IsaDora, pues ambos poseen la textura ideal para fundirse con una base de maquillaje a la perfección. Son translúcidos, con lo que no interferirán en el tono que hayas escogido para tu make up y se metamorfosearán con frescura a tu tez.

stobing-2

Completa el look con sombras beige y café para los ojos, empezando por los tonos más claros en el lagrimal y terminando con los más oscuros hacia fuera. Un pintalabios nude brillante pondrá el broche de oro.strobing

Vamos ahora con una apariencia algo más fastuosa. Como siempre aplica tu prebase y, luego, una base. En este caso te sugerimos que te decantes por una en mousse. La 12h Matt Mousse Make Up de Catrice, disponible en cuatro tonalidades, ofrece un acabado impresionante, sedoso y limpio.

A continuación, vas a incidir concretamente en las zonas más voluminosas de tu rostro con un lighter en formato de barra. Nos gusta el Strobing Highlighter Stick de IsaDora, que contiene extractos de perlas microfinas y ayuda a disimular las pequeñas imperfecciones. Aplica pequeñas cantidades en la parte alta de los pómulos (en el hueso, hacia las orejas), en el arco de las cejas (más hacia las sienes que hacia la nariz), y en el tabique nasal. Es crucial llevar a cabo este paso con mesura y difuminar concienzudamente la crema hasta que se convierta en un brillo natural de la cara.

También te servirá Master Strobing Stick de Maybelline. Está especialmente pensado para hacer el truco de la C, que consiste en comenzar en el arco de la ceja y seguir, sin pausa, hasta lo alto del pómulo para, finalmente, difuminar. Aprovecha la luz que estás aportando a estas facciones para destacar tu mirada con un eyeliner aplicado al estilo cat eye y pestañas postizas. Sella el resultado con un iluminador en polvo. Hazte con el Mosaic Powder Blush de Nyx Cosmetics, disponible para distintos colores de piel y que no sólo ilumina, sino que broncea levemente, dejando el rostro saludable, alegre y precioso.strobing-2