Es una costumbre con un pie en lo tradicional y otro en lo obsoleto, pero sigue arrancando sonrisas, abrazos y besos salados por las lágrimas a millones de parejas. La pedida es el gran precedente a la boda y, esta, a una nueva y apasionante vida conjunta. Por eso hay que darle la importancia que merece al anillo con el que vas a sellar el compromiso.

Puede que en tu cabeza resuene que “un diamante es para siempre”. Para empezar, no te obsesiones con la importancia de un diamante enorme, piensa que si lo calientas a 800 grados se evapora convirtiéndose en CO2. Vamos, que, al fin y al cabo, no es más que un trozo de carbón muy, muy bonito. Pero más allá del dato científico, existe tal variedad de anillos de compromiso que no debes cerrar tu mente al cliché.

Lo primero que debes tener en cuenta es el estilo de tu pareja, para que encaje con su look diario sin desentonar. Si es una chica sencilla, olvídate del típico pedrusco gigante. Inspírate en diseños sobrios como este de Nichol’s de oro blanco, que no renuncia al diamante central.

NICOL´S

En la misma línea está este solitario de Tous, muy simple pero elegante y estético.

TOUS

Incluso una sortija como esta de Aristocrazy puede ser una buena elección: fina y con un breve pavé de diamantes.

ARISTOCRAZY

En el polo opuesto se encuentran diseños llamativos, imponentes e incluso, a veces, algo rebuscados. Este modelo de Cartier lo tiene todo: el gran diamante y el pavé que formará curvas sinuosas alrededor del dedo de tu futura prometida.

CARTIER

En Tiffany & Co verás un anillo cuya magnificencia no podría ser destruida ni por el fuego de Mordor. El azul intenso de la tanzanita es el protagonista de esta delicada joya de platino rodeada de pequeños diamantes. Un auténtico sueño no apto para chicas discretas.

TIFANYANDCOO

Estas son solo recomendaciones porque, siendo realistas, es complicado dejar de lado el bolsillo: por muy enamorado que estés, tal vez no puedas permitirte determinados costos. Así que, simplemente, inspírate, déjate asesorar por los expertos de cada tienda, y escoge el anillo que visualices a la perfección en sus manos. Recuerda que lo verdaderamente importante es ese momento en el que le pides a la mujer que amas que viva y muera contigo. Los kilates que haya dentro de la pequeña cajita de la joyería, créeme, pasarán a un segundo plano.