El otoño es una ocasión perfecta para celebrar una boda en la naturaleza. Al igual que la primavera, sus temperaturas son más suaves que las del verano y eso favorece que los invitados se sientan cómodos al aire libre. El día conserva el calor del sol y, al caer la noche, el frío empieza a hacer acto de presencia con leves brisas y algo de humedad.

Lo mejor, por ello, es aprovechar esta leve oscilación para celebrar tu boda en una preciosa finca en el campo. Puedes emplear las zonas verdes para la ceremonia y el cóctel, y la zona interior de salón para el banquete y la fiesta. Te sugerimos algunas fincas de ensueño para que tu boda de otoño sea un éxito.

Gran Posada La Mesnada (Olmedo, Valladolid). Frondosos jardines repletos de árboles y rincones románticos son la característica principal de la Gran Posada La Mesnada. Una gran ventaja para aquellos que quieran celebrar un matrimonio religioso es que cuenta con capilla propia con una increíble decoración interior. Posee también una bodega y varios bungalows en los que tus familiares y amigos podrán hospedarse tras la fiesta.gran-posada-la-mesnada-valladolid

La masía Piguillem (Sant Andreu De La Vola, Barcelona). Lo que te enamorará de la masía es el aspecto rural tanto de la edificación como del entorno, más aún en otoño, cuando el verde se torna en cálidos marrones y rojizos. Ofrecen banquetes de bodas con aperitivos y menú y también servicios de ornamentación y de celebración de ceremonias civiles.la-masia-piguillem

El Solar del Mazo (Rada / Junta de Voto, Cantabria). El Solar del Mazo te permitirá disfrutar del clima suave del otoño en un extenso espacio de zonas verdes rodeado de naturaleza cántabra. Los más valientes y calurosos tienen a su disposición, además, una piscina. Cuando caiga la noche, podéis seguir con la fiesta en los elegantes salones interiores.el-solar-del-mazo

Palacio San Joseren (Las Arenas, Vizcaya). Este paraje es una delicia para los amantes no sólo de la naturaleza, sino de la arquitectura. El Conjunto Monumental San Joseren se construyó en 1916 como residencia familiar por el arquitecto José Luis de Oriol. Hoy, restaurado y renovado, el palacio alberga diez salones para distintos números de personas y vastos jardines en los que disfrutar de un cóctel de bienvenida.  palacio-san-joseren

La Tejera de Fausto (Requijada, Segovia). La Tejera de Fausto ofrece una experiencia de ensueño en medio del campo, con todo el encanto de las antiguas edificaciones de piedra, las arboledas y unas habitaciones de lo más coquetas y acogedoras. El restaurante está especializado en la gastronomía tradicional castellana, con deliciosas recetas de asados y carnes rojas, aunque puede modificarse según las preferencias de los novios.la-tejera-de-fausto

Villa Lucía (Laguardia, Álava). Los amantes del vino elegirán sin duda la Villa Lucía, un inmenso complejo que alberga desde congresos hasta reuniones y actividades culturales, cuenta con su propio museo y es, por supuesto, una finca con jardines y paseos. Para bodas ofrece, entre otros servicios, menú, decoración floral, minutas personalizadas, mesa de dulces, photocall, personalización de botellas de vino, circuito de spa y buffet para el día siguiente para los recién casados.villa-lucia

Jardines del Cortijuelo (Antequera, Málaga). Los impresionantes jardines de esta finca se extienden 5.000 m2, en los que se puede tanto celebrar el acto civil como colocar carpas para un banquete. Se trata de un lugar con sabor andaluz que ofrece servicio de catering tanto para cócteles como para el menú.jardines-del-cortijuelo