Los servicios de fotografía y vídeo de bodas constituyen unos de los más importantes de la celebración, pues inmortalizan su fugacidad y convierten cada instante en recuerdos que los novios podrán revivir cada vez que lo deseen. La clave está, como en todo, en elegir a buenos profesionales. ¿Cómo conseguirlo?

BeFunky Collage

Virgil Bunao/ Zac Wolf Photography

Lo primero que debes hacer antes de contratar a este o a cualquier otro proveedor es calcular tu presupuesto. Una vez sepas la cantidad que estás dispuesto a invertir en cada uno de ellos, podrás comenzar una criba. Habla con tus amigos ya casados y pregúntales sobre su experiencia. Un Wedding Planner puede asesorarte en este sentido, pues conocerá a los mejores.

Haz una lista con unos cinco nombres, busca su trabajo, compáralos y contrasta sus precios. Así, poco a poco, podrás concluir cuál de ellos te resulta más equilibrado entre calidad y coste, y también cuáles consideras idóneos para el estilo que buscas (sesiones en la naturaleza, en espacios urbanos, en locales…).

Selecciona a tus dos favoritos y queda con ellos en persona. Comparte tus ideas, dónde se va a celebrar el matrimonio y la fiesta y qué tipo de sesión y vídeo tienes en mente. Ellos te hablarán de su marca personal y de su experiencia. De este modo podrás escoger, finalmente, al definitivo.

Puedes hacer hasta tres sesiones: la preboda, la del gran día y la postboda. La primera es muy útil como toma de contacto de la pareja con la cámara y con el profesional, podrán practicar, aprender a posar y tomarse un descanso entre el frenesí de la organización. Es muy recomendable para aquellos que quieran unas instantáneas informales, vestidos de diario y en algún paraje especial, pero que se encuentra alejado de la localización del banquete.

La sesión de la boda en sí misma, de hecho, suele realizarse en el propio lugar del banquete, puesto que es más cómodo de cara a no hacer esperar a los invitados para empezar a comer o cenar. Es conveniente que penséis en dos lugares, uno exterior y otro interior, por si las condiciones meteorológicas os impiden salir fuera. Además, tendréis a vuestros padres, hermanos y a vuestros mejores amigos para tomaros algunos retratos familiares.

Bambalina©

Bambalina©

Bambalina©

Bambalina©

Esif©

Esif©

Los principales momentos que el fotógrafo y cámara debe captar son los últimos preparativos de los novios, sobre todo los retoques del maquillaje y del peinado de la novia, la llegada a la iglesia o al registro civil, el encuentro de los futuros casados en el altar, su salida de la iglesia, el lanzamiento del arroz y los pétalos y el primer corte del pastel nupcial.

alegria-photography3

Alegría Photography©

Por último, la sesión postboda os resultará muy práctica si no contasteis con suficiente tiempo en vuestro gran día o bien queréis ir a algún lugar que os quedaba muy lejano entonces. A diferencia de la preboda, en esta sí iréis ataviados con el vestido y el traje.

Imágenes y Sensaciones©

Imágenes y Sensaciones©

Imágenes y Sensaciones©

Imágenes y Sensaciones©

Algunas parejas optan por realizar un vídeo previo a la celebración en lugar de una sesión, que complementa al clip del día del matrimonio. En él podéis contar con los testimonios de vuestros familiares y amigos, podéis añadir fotografías antiguas y de vuestros viajes y contar curiosidades vosotros mismos. Cada imagen y cada vídeo irán constituyendo una cápsula del tiempo muy personal que, dentro de unos años, os hará evocar las emociones de esta ocasión tan feliz a vosotros y, tal vez, a vuestros hijos. 

Vídeo de Zebra Audiovisual©