Los fotógrafos suelen decir que no hay peor castigo que el hecho de que un amigo te pida que trabajes en su boda, porque se pasan toda la jornada ajetreados y no disfrutan de ningún momento tranquilo con los novios.

Por eso es conveniente contratar a un profesional que no forme parte de vuestras amistades pero a quien sí conozcáis lo bastante como para saber que su trabajo es de calidad. Sin embargo, podéis convertir a vuestros familiares y amigos en parte del equipo de fotografía sin que por ello dejen de divertirse. Se trata de un juego: colocar cámaras desechables en las mesas del banquete.

Esta idea nos encanta porque permitirá a tus allegados implicarse mucho más en tu boda y participar activamente ofreciéndote distintos puntos de vista de un día tan especial. Junto con la cámara puedes añadir una tarjeta en la que aparezca escrito un mensaje de instrucciones.selfie-1 © O’Malley Photographers / Anna Roussos Photographyselfie-2

©Jon CU / Ann-Kathrin Koch

¿Con qué instrucciones guiar a los fotógrafos amateur? Las opciones van de la total libertad hasta las peticiones más precisas. Una indicación importante que puedes dar es que cada mesa ha de sacar una foto de grupo (de este modo, obtendrás una colección en distintas localizaciones, con distintas caras y expresiones…).  

Otra idea es instar a que todos se saquen un selfie con vosotros, los recién casados: es más fácil que tus amigos vayan de uno en uno a pedírtelo a que lo hagáis vosotros, con la cantidad de invitados a los que estaréis atendiendo.

Incluid algunas imágenes que necesitáis que sean inmortalizadas sí o sí, entre las que se encuentran los discursos de los padres de los novios, de los padrinos o de los propios casados, los entrantes y los platos que, seguro, serán estéticas delicias gourmet, la tarta nupcial y los postres, el vals nupcial y los momentos más divertidos de la fiesta.Caroline Yoon Fine Art Photography ©Caroline Yoon Fine Art PhotographyWhitney Hunt Photography

©Whitney Hunt Photography

Para facilitarles a todos sus quehaceres y asegurarte de conseguir los resultados que deseas, asigna a cada mesa una tarea concreta o una sección de la celebración en la que deben intervenir con su cámara. Coloca, además, un pequeño photocall en alguna zona del salón para darle un toque divertido a las instantáneas. Nadie será capaz de resistirse a posar como una estrella.Averyhouse©Averyhouse
Sin-título-2

©Anouschka Rokebrand Photography / Caught The Light

Una de las mejores cualidades de las cámaras desechables es que, por un precio muy económico, puedes conseguir algunas muy bonitas, de colores variados y con dibujos muy originales. Las hay personalizadas con motivos románticos, como corazones o mariposas e, incluso, con un traje negro y un vestido blanco. Sin-título-3

©Cassidy Brooke / Jamie Grenough

En la nota que acompañe a la máquina fotográfica debes dejar claro que no pueden llevárselas al final del evento, sino que deben entregárselas a los novios, quienes se encargarán de revelarlas. Elabora una especie de cesto junto al photocall para que cada mesa se encargue de depositar ahí la suya. Ahora solo queda acudir a tu centro de confianza, digitalizarlas para poder guardarlas en tu ordenador y redescubrir tu boda desde nuevas miradas.