Las modas americanas son contagiosas y cada vez es más habitual verlas mezcladas en nuestra cultura. En los catering de bodas, los corners de hamburguesas y perritos son ya veteranos. ¿Qué te parecería dar un paso más allá y poner tu propio candy bar?

53f1624774384$!x900

Justin & Mary

Un candy bar consiste en colocar una mesa llena de dulces de todo tipo, como caramelos, gominolas, regaliz, bastones, y también galletas, cupcakes y pastelillos. La idea, en principio, parece simple, pero ten en cuenta que no solo debes presentar los dulces sino también una buena decoración.

BeFunky Collage

Pen/Carlson

Lo más importante para adornar un candy bar es el cartel que le acompaña. Puedes simplemente poner uno que rece “Candy Bar” o “Candy Shop”, o añadir un mensaje inspirador y, por qué no, un poquito cursi, si lo deseas.  “Love is sweet” o “El amor es dulce”, en español, es una de las frases más frecuentes, pero también la famosa “Keep calm and…”, a la que le puedes añadir “…take a cupcake” o “…take a cookie”, por ejemplo. Si prefieres darle un toque humorístico a tu bar dulce, escribe algo como “El amor es engordar juntos”.

BeFunky Collage

Emily Delamater/ Kacie Quesenberry/ Lisa Rigby Photography

Los carteles vintage, inspirados en cafeterías americanas de los años cincuenta, suelen estar elaborados a base de madera, y pintados en tonos pastel, habitualmente el rosa y el turquesa claro. Las tipografías de aire retro suelen ser muy divertidas y redondas. “Candy Bar” se destaca con letras grandes y en relieve, mientras que el eslogan se escribe debajo en cursiva. Esto se completa con pequeños dibujos de chucherías.

Jillian Rose Photography

Jillian Rose Photography

Una manera más rústica de anunciar tu candy bar es mediante pedacitos de cartulina atados con pinzas de madera a una cuerda. En cada cartulina se escribe una letra: la ‘c’, la ‘a’, la ‘n’… hasta completar las palabras “candy bar”. Cierra este estilo handmade con banderines, molinillos, flores y guirnaldas de papel, velas, globos o pequeñas esculturas.

También existe la posibilidad de poner una pizarra, como si se tratase de un restaurante que explica en ella el menú del día. En lugar de “primer plato, segundo plato y postre”, tú anunciarás los tipos de golosinas que los invitados tendrán el placer de degustar.

BeFunky Collage

Pabelona Studio/ Jasalyn Thorne/ Em The Gem/ Jesi Haack/ Ashley Rose Photography

Para que exista armonía en la ornamentación de tu boda, es importante que sigas siempre una gama cromática. Si tus carteles van a ser en tonos rosados y azules, las flores de la sala y los centros de mesa han de ir a juego. La propia mesa del candy bar puede llevar un centro de mesa igual a los de las demás.  Haz que el mantel pegue con el conjunto, pero sin valerte de estampados llamativos, pues el protagonismo ya lo tiene la comida que va encima.

52ec0adbaaadf$!x900

Por último, presenta tus postres con coquetería: los pasteles en bandejas de varios pisos y los caramelos en tarros de cristal, para que no sólo despierten en los comensales el sentido del olfato y el gusto, sino también el de la vista.

Abby Jiu

Abby Jiu