La sesión de fotografías justo después de la boda es un clásico. Los novios se ausentan tras convertirse en marido y mujer y retratan los momentos más intensos de su relación mientras los invitados esperan al banquete y su impaciencia es aplacada con un cóctel y algo de tapeo. A esta se le están uniendo nuevas tendencias, que son las sesiones postboda (con la vestimenta de novios pero después del gran día) y la que nos ocupa ahora, las sesiones preboda.

Una sesión preboda consiste en un conjunto de fotografías que se les hace a la pareja en un contexto informal, pero con calidad profesional. ¿Por qué es bueno realizarla? Para empezar, se trata de una toma de contacto con la cámara en la que los  novios aprenderán a posar y a sentirse cómodos en su papel de modelos. Conocerán al fotógrafo y él a ellos, de modo que podrán aprender los unos de los otros y acordar sus preferencias para el gran día. Además, los preparativos de este evento llegan a ser agotadores, y entre el estrés, los cálculos de presupuesto, las visitas a salones y las mil pruebas del catering, agradeceréis un momento a solas de absoluto relax e intimidad.

¿Hemos conseguido convencerte de que una sesión preboda es un acierto seguro? En tal caso, toma nota de algunas ideas muy divertidas que proponerle a vuestro cámara.

Es raro, casi sospechoso, que a una persona no le guste el cine clásico hollywoodense. Seguro que vosotros dos tenéis en común una película romántica que os encanta, así que sería precioso que la recreaseis. Subíos a una moto para convertiros en Anna (Audrey Hepburn) y Joe (Gregory Peck) en Vacaciones en Roma. Con sombreros y gabardinas, entre la neblina de una noche húmeda, jurad que siempre os quedará París, como hicieron Rick (Humphrey Bogart) e Ilsa (Ingrid Bergman) en Casablanca. Podéis ser como Rose (Kate Winslet) y Jack (Leonardo DiCaprio) en Titanic, fundiéndoos en un tierno abrazo junto al mar. Y así con Desayuno con Diamantes, Tú y yo, o algunas producciones más modernas del estilo de Oficial y Caballero y Dirty Dancing… ¡tú eliges!preboda

Ryan Greenleaf Photography / Baltskars / Dpark photography

El mundo del cómic, los videojuegos, la fantasía y la ciencia ficción se está democratizando muchísimo y ya no es algo propio de frikis, sino una afición que cualquiera puede tener. Por ello, resultaría muy original que, en lugar de ambientaros en clásicos del cine, lo hicierais en superhéroes o villanos (por ejemplo, el Jocker y Harley Quinn), en series (Juego de Tronos, Doctor Who…) o filmes (seguro que más de una vez has visto sesiones de boda basadas en Star Wars).superheroes

Shannon Lee Images / Slaton Photography / Donnan photography / Andrew Photo

En esta línea, vuestras fotografías pueden estar relacionadas con la temática de vuestra ceremonia: de invierno, en la playa, rural, americana, vintage, indie… De este modo, todas las fotografías, desde las pre hasta las post celebración, tendrán coherencia entre sí y, además, podrás emplearlas para tus invitaciones.tematica-boda

Are the Best / Jose Villa Photography / Jessica Johnston / Dawn Alexandra Photo

Aunque andáis escasos de tiempo, seguro que podéis hacer un último esfuerzo y escaparos a un pueblo cercano, o a un bosque o una playa de tu zona que tengan el encanto necesario para capturar vuestro amor y compromiso pocos días antes del paso definitivo. También quedaría precioso inmortalizar aquellos sitios que significan algo para vosotros: el lugar donde os regalasteis el primer beso, ese restaurante donde pasasteis un aniversario especial, vuestras vacaciones más sorprendentes, el primer barrio en el que vivisteis juntos y, por supuesto, en sitio en el que te pidió que te casaras con él.lugares-memorables

Tampa Bay & Destination Photographer / Dina Chmut Photography / Kristen Booth / Tessa Barton Photography

Inspírate en estas ideas para que tu sesión preboda sea inolvidable. Recuerda que, mientras que para el álbum de boda es mejor no arriesgarse, en la preboda tienes toda la libertad del mundo para dar rienda suelta a la imaginación, practicar, equivocarte y rectificar si es necesario. Lo importante es divertirse y que, dentro de unos años, cuando desempolves estas imágenes, te arranquen un recuerdo acompañado de una sonrisa.