Una boda idílica y dos novias perfectas: así ha sido el matrimonio de la youtuber de moda y belleza Dulceida (Aida Domenech) y su pareja Alba Paul. Han pasado apenas dos meses desde que las jóvenes se prometieron en el festival DulceWeekend, en el que Alba se subió al escenario para pedirle matrimonio a la mediática bloguera frente a un público tan emocionado como ellas mismas.

Su enlace ha materializado esa idea utópica que todas tenemos en mente cuando pensamos en una boda al atardecer, con la arena como escenario y el mar como fondo. Si vas a casarte el próximo verano y quieres inspirarte en esta maravillosa celebración, en Miboda.com te damos las claves para conseguirlo.

El cambio de vestido. Dulceida, como es habitual en algunas celebrities, optó por lucir dos trajes de Ze García. El primero, para pronunciar el “sí, quiero”, fue un palabra de honor que dejaba al descubierto la espalda y culminaba en una voluminosa falda de larga cola. Eligió la sencillez en el resto del look, con una tiara dorada como único complemento para su recogido bajo y un maquillaje sencillo. El segundo traje, de la misma casa, lo dejó para la noche, también con un pronunciado escote trasero y cola, pero visiblemente más cómodo que el primero aunque sin perder un ápice de glamour.

……….. 2nd ROUND!! ??❤️………….#dulcewedding #zegarcia #dress

A photo posted by ZE GARCIA (@zegarciaoficial) on

Sí al traje de chaqueta y pantalón. Si la novia es la protagonista de una boda, imagínate una con dos novias, cada una espectacular en su estilo. Aida parecía una princesa, pero Alba nos enseñó cómo ser una preciosa urbanita moderna. También de Ze García, la joven brilló con un traje de pantalón y chaqueta holgados y un escote muy sugerente. Su larga melena oscura quedó suelta, como suele llevarla en los vídeos en los que aparece con su ahora esposa. Tampoco le hizo falta apenas maquillaje para que quedase patente su belleza natural.

A photo posted by ZE GARCIA (@zegarciaoficial) on

Una boda en la playa: acierto seguro. Casarse en la orilla del mar no puede ser malo desde ningún punto de vista: todo resulta más bonito bañado por el sol de un atardecer de verano que convierte el azul de las olas en verde esmeralda. El actor Javier Calvo y el músico Carlos Sadness fueron los oficiantes de la ceremonia, y lo hicieron en un rústico y pequeño altar de madera acompañado de un encantador arco repleto de flores en varios tonos de rosa. Alba llegó hasta él con la canción I Don’t Wanna Miss a Thing, de Aerosmith, y Aida con Let It Go, de la película Frozen.

Una celebración íntima pero mediática. Tanto Dulceida como Alba son muy activas en redes sociales y, aunque su matrimonio ha sido una reunión pequeña de familiares y amigos cercanos, han sido la propia bloguera y su compañera, los asistentes y la cuenta de la firma que las vistió quienes han retransmitido cada detalle de la fiesta a través de Instagram.

ALWAYS AND FOREVER ??❤️?? #dulcewedding #aidayalba ? @pablo__escudero

A photo posted by Aida Domenech (@dulceida) on

Happiness ❤️❤️❤️❤️ #dulcewedding #mamamia ? @abel_bueno

A photo posted by Alba Paul Ferrer (@albapaulfe) on

Si para siempre ❤️❤️❤️❤️❤️ #teamo #dulceweeding @zegarciaoficial ? @abel_bueno

A photo posted by Alba Paul Ferrer (@albapaulfe) on

Oda al amor libre. Dulceida dedicó un vídeo en su canal de YouTube a hablar sobre su sexualidad sin tapujos, y otro a manifestar su tristeza y disconformidad ante la homofobia. Ha acabado con tópicos y clichés al vestirse y maquillarse de una manera muy femenina, algo que se considera, erróneamente, un rasgo exclusivamente heterosexual en las mujeres. Y, además, desde el principio de su relación con Alba, ha querido mostrarlo al mundo a través de varios y cariñosos vídeos conjuntos. Por eso te instamos no sólo a que te inspires en la parte visible de la boda de Aida y Alba, sino en su significado más profundo: el amor no tiene barreras y nunca debes temer expresarlo.