Cada año se repite, siempre constante, siempre puntual y siempre deseada, la semana de la Alta Costura de París otoño invierno 16/17. Este año la ciudad más romántica de Francia y, puede, del mundo, ha sido testigo del 3 al 7 de julio de propuestas tanto conservadoras como arriesgadas, pero siempre mágicas y trabajadas al milímetro.

Tanto si eres una futura novia que quiere alejarse del vestido blanco de siempre, como si eres una invitada que desea alcanzar el grado máximo de distinción, te recomendamos que observes con atención todos los detalles de la Alta Costura de París y te inspires en ellos para conseguir tu look ideal. ¿Las claves de este año? El blanco y el negro han triunfado, coronándose como la pareja inseparable de varias colecciones.

Vetements, Alberta Ferretti y Atelier Versace fueron los encargados de abrir el evento en el que participaron las más importantes y reconocidas firmas del panorama de la haute couture. La luz parece ser la esencia de la colección de Alberta Ferretti, pues el champán, el dorado, el perla y un suave azul brillante acaparan todas las telas. La casa italiana no teme a las transparencias ni a los flecos, reconvierte los años veinte para la moda actual y crea, así, adorables flappers modernas. FERRETI1 FERRETI2 FERRETI3 FERRETI4

Los modelos de Atelier Versace trajeron de vuelta los trajes de grandes hombreras que proliferaron a finales de los años ochenta y principios de los noventa. Mientras, los vestidos largos y cortos, repletos de asimetrías y aperturas, lucieron etéreos en los ángeles de Victoria’s Secret Taylor Hill, Stella Maxwell, Josephine Skriver, Irina Shayk, Joan Smalls y Marjan Jonkman. VERSACE 2 VERSACE 3 VERSACE

Pero, sin duda, ha sido Vetements la firma que ha roto moldes y ha dado mucho que hablar. Nos quedamos con la androginia y la anarquía que ha querido expresar a través de unos trajes ambiguos, rudos, oversize, que mezclaban telas vaqueras, chándal y cuero sin orden ni concierto. Introdujo sin miedo prendas de otras firmas como sudaderas Reebok o zapatos de Manolo Blahnik. ¿El objetivo? Demostrar que todo vale y que a ellos no les da ningún miedo experimentar. Eso sí, a menos que el dresscode de la boda sea cien por cien deportivo, tal vez no sea esta la firma que mejor te sirva como inspiración.vetements

Las hombreras de Schiaparelli no tienen nada que envidiar a las de Versace e, incluso, son más altas y angulosas. Nos gustan las formas geométricas que adoptan tanto las telas como los estampados y el toque surrealista de los coloridos prints, en los que encontrarás desde animales hasta ojos.SCHIA1 SCHIA2 SCHIA3 SCHIA4

Con un eyeliner grueso y oscuro, propio de Cleopatra, desfilaron las jóvenes de Dior enfundadas en unos vestidos (y algún pantalón) de una sobriedad insuperable. Si bien el blanco y el negro se han coronado como las bases de buena parte de las colecciones de esta edición, ha sido la legendaria casa la que más en serio se ha tomado a esta sencilla pareja cromática y apenas ha introducido una pincelada de dorado o plateado en algún detalle de pedrería.DIOR1 DIOR2 DIOR3 DIOR4

Mangas gigantescas de balón o con volantes han sido las protagonistas de Giambattista Valli. Los cuellos altos de estilo victoriano han completado la mayoría de los diseños, en los que el italiano se ha centrado en el blanco, el negro y el rojo como colores principales para unos modelos volátiles y abombados repletos de capas. GIA2 GIA3 GIA4 GIAM1

Karl Lagerfeld quiso sacar a relucir a la Coco Chanel que instauró una tendencia atemporal con la chaqueta tweed, los trajes de chaqueta y el blanco y el negro. Por eso el desfile de Chanel no sólo dejó un regusto de sofisticación y elegancia, como siempre, sino también de nostalgia. No pudieron faltar, por supuesto, los mitones en cada una de las modelos. CHANEL 2 CHANEL1 CHANEL3 CHANEL4