La moda femenina y masculina se fusiona cada vez más. En Cannes vimos muchos vestidos maravillosos, pero artistas como Kristen Stewart se están revelando contra las exigencias de etiqueta para las mujeres optando por modelos más informales y confortables. Si eres una de esas chicas que van siempre en vaqueros y zapatillas, no te gusta el maquillaje y te dejas el pelo al natural, pero te han invitado a una boda y no quieres perder tu esencia, estás de suerte: ser tú misma e ir cómoda está de moda.

Paso uno: la ropa. Muchas creen que para ir bien a una boda sólo se puede elegir un vestido. Pero no. Simplemente debes tener en cuenta algunas normas básicas del protocolo: de día, normalmente, se va de corto, y de tarde y de noche también es un acierto, pero el largo se permite si así está especificado. Si quieres usar vestido, pero no demasiado pomposo, decántate por uno de tipo camisón o de corte recto, que son mucho más neutros que los evasé o de corte princesa, bastante femeninos.

Fotos by Pinterest©

El corte midi es también una de las opciones favoritas de muchas invitadas. Es versátil y sienta especialmente bien a mujeres altas, porque se corre el riesgo de acortar a las más bajitas. Utilízalo en dos piezas: falda lápiz o tubo con una blusa sencilla alta, que deje ver un poco de la cintura.

Fotos by Pinterest©

El universo de los pantalones da un juego increíble. Unos de traje, rectos, de toda la vida, te sentarán bien con cualquier tipo de calzado, tanto plano como salones o sandalias de tacón bajo. Te sugerimos tres opciones para el pantalón: con blazer del mismo color, con una blusa de crepé de botones, o en forma de mono enterizo. Un último tip: los pantalones de pata de elefante son frescos e ideales para el verano y tienen la volatilidad de una falda sin serlo.

Fotos by Pinterest©

Paso dos: los zapatos. Olvídate de los tacones de 10 o más centímetros, sobre los cuales cada paso es una auténtica tortura. Si te da corte ir cien por cien plana (aunque no debería, pero lo entendemos), usa kitten heels de cinco centímetros, que te darán un toque naíf. Otra idea es que optes por las plataformas: te elevan del suelo pero, en realidad, tu pie se encuentra en una superficie plana y estable. Los tacones gruesos también contribuyen a esta estabilidad y, por ende, a una mayor comodidad.

Fotos Style Me Pretty©

Si ni siquiera estas posibilidades te convencen, entonces lánzate de cabeza a los planos. En verano y, sobre todo, en bodas ibicencas o a orillas de la playa, las alpargatas sientan de maravilla e, incluso, las sandalias. Las bailarinas quedan bien con todo, también, y son blandas a la par que elegantes. Alba Paul, la esposa de Dulceida, sorprendió con un traje y unos tenis altos en la boda de Risto Mejide y Laura Escanes: inspírate en su look, que completó con una sencilla coleta alta.

Paso tres: complementos. En este estilismo casi, casi deportivo, la máxima que debes seguir es que menos es más. Utiliza sólo un complemento clave: pendientes si vas a recogerte el pelo, colgante si favorece a tu escote, o brazalete si vas de tirantes. Escoge un bolso sin estampado, a juego con los zapatos y, en lugar de un clutch o uno estilo sobre, que sea algo más grande para que puedas utilizarlo en otras ocasiones futuras.

Fotos by Pinterest© 

Paso cuatro: maquillaje y peinado. Si no te maquillas normalmente y quieres conservar tu naturalidad, simplemente hidrátate bien la piel y emplea una CC Cream (Color Correcting Cream), que te ofrecerá una cobertura suave para las posibles imperfecciones. Completa con unos polvos translúcidos para evitar brillos, y retócalos durante la ceremonia para evitar que tu cara luzca grasienta en las fotografías. Con un poco de iluminador encima de los pómulos, máscara de pestañas y un pintalabios nude, conseguirás destacar tu belleza sin necesidad de grandes artificios.

Bridalada / Belle Poupeé

Bridalada

Aplica lo mismo al peinado. Los tres tipos básicos y fáciles son: el cabello suelto en ondas amplias, la coleta estudiadamente desordenada o el recogido en moño alto-medio estilo bailarina. Son todos muy sencillos y quedarán perfectos como broche de oro de tu look informal.