Piensas cada día en todos los detalles para que tu vestido, tu maquillaje, tu peinado, tus complementos y tus zapatos no solo sean preciosos y perfectos sino que hagan juego entre sí. Pero, ¿te has planteado ir combinada, además, con tu pareja el día de tu boda? Es divertido, es original, no pasaréis desapercibidos y conseguirás unas fotos increíbles. ¿Te atreves a descubrir de qué maneras puedes hacerlo?

Jess Barfield

Jess Barfield

Las mismas flores para los dos. Si te vas a hacer un recogido o un moño bajo con un tocado de flores, o bien vas a llevar el pelo suelto con una bonita corona, no dudes en proponerle a tu novio que rellene su boutonniere con las mismas especies. Otra opción es que tu ramo se convierta en la versión grande de su prendido. En ambos casos, el resultado final será muy visual y elegante.

flores

Heather Curiel Weddings/ Laura Ann Miller Photography

Cópiate de la corbata. El color de la corbata puede servirte de referencia para varios elementos de tu vestimenta (o, al revés, si ya has escogido todo tu look, que sea él quien ajuste el color de su corbata a ti). Te proponemos, por ejemplo, que maquilles tus labios en el mismo tono, como en rosas, granates y tierras. Haz lo mismo con tu manicura y tu pedicura que, además, te permitirán ampliar las gamas a colores más divertidos como plateados, azules e incluso verdes y amarillos. Si te gustan los ramos domo, la cinta de tela que une los tallos de las flores también puede conjuntar con la corbata del novio.

lips

Daniel Kim Photography/ WOOKIE Photography

Los zapatos como referencia. Algunas novias, aunque son amantes del vestido blanco, de la cola y del largo velo, quieren dar un toque diferenciador a todo ese clasicismo del look, y utilizan unos zapatos de color (tal vez azules, como Olivia Palermo en la realidad y Carrie Bradshaw en la ficción, pero también rosas, violetas o en crema). Esta elección permite al novio interesantes combinaciones con su corbata, su boutonniere y, una de las más ocurrentes, con sus calcetines. Imagínate de blanco, a él de negro y, en vuestros pies, una sorpresa a todo color. ¡Nadie se lo esperará! Si queréis dar un paso más allá, sois jóvenes, modernos y no seguís a rajatabla las convenciones, probad a usar las mismas zapatillas. Así estaréis cómodos durante toda la velada y dejaréis claro que vosotros sois diferentes y os complementáis a la perfección.

shoes and tie

Stacey Hedman/ Kristin Vining Photography

Joyería y gemelos. La novia cuenta con una amplia gama de joyería a su disposición: pendientes cortos o largos, colgantes, gargantillas, pulseras, brazaletes,etc. Para el novio, por su parte, el campo de acción se reduce, generalmente, a los gemelos. Intenta que una de tus joyas haga juego con sus gemelos, ya sea en la forma, en el color o en el tipo de piedra. Tu chico y tú iréis muy similares pero de manera sutil. Para rematar, encargad alianzas a juego. Las hay de diversos materiales, formas, y existen infinitas maneras de personalizarlas, de modo que iréis combinados no solo en el “sí, quiero”, sino hasta que la muerte os separe.

gemelos joyas

Lacie Hansen/ Wendy Laurel

Vestidos de colores. Cada vez es más habitual ver a chicas que pasan del blanco y se lanzan al gris perla, al champán e incluso a rosas y azules pasteles o tonos más intensos. El novio tiene aquí su oportunidad para lucir una camisa, tal vez un chaleco o, para darle a su apariencia algo de excentricidad acorde a la novia y un aire vintage, una pajarita y unos tirantes, todo del mismo color que ella.

vestido traje

Laura Gordon Photography/ Arielle Doneson Photography

Estas ideas son fáciles y aptas tanto para las parejas más chapadas a la antigua como para los más modernos y con unas irrefrenables ganas de innovar. Si perteneces al segundo grupo, atrévete incluso con complementos como sombreros y gafas de sol unisex. No olvides sacar una larga sesión de fotografías para que siempre puedas recordar ese día tan especial en el que tu gran amor y tú no sólo os unisteis en matrimonio sino, también, en el mundo de la moda.