La joyería de novias tiene unas normas básicas que seguro que ya conoces como, por ejemplo, que no es conveniente ir demasiado recargada, que hay que pensar en el tipo de escote y peinado a la hora de elegir o que el oro blanco y los diamantes son siempre apuestas seguras.

Pero la originalidad es el pilar principal, el que te va a definir y diferenciar, y una manera de hacerlo es utilizando joyas vintage. La tradición dice que la novia debe llevar algo prestado de una persona que haya sido feliz en su matrimonio y que, además, represente su antigua vida, antes de casarse. ¿Qué mejor que una joya familiar de tu madre o de tu abuela?

Algunas piezas antiguas necesitan pasar por procesos que las rejuvenezcan y les de una nueva vida. En una joyería especializada te ofrecerán una limpieza si el material ha cogido verdín o se ha ennegrecido. También reparaciones y restauraciones que devolverán el complemento a su estado original, pero sin perder su esencia retro. Si fuera necesario puedes incluso transformar la joya, colocando una piedra nueva si otra se ha caído o, incluso, convirtiendo un tipo de accesorio en otro (como un collar en pulsera o tocado) debido a una fractura importante.

El camafeo es vintage por antonomasia. El clásico muestra en su interior a una dama de perfil con el cabello ondulado y recogido, pero también los hay con flores y otros motivos muy delicados. Lo habitual es verlo a modo de colgante, pegado al cuello o largo, por debajo del escote. Pero también puedes decorar con él tu ramo de novia estilo domo, esto es, seleccionar tus flores preferidas y atar las ramas con una lazada de raso y un camafeo.CAMAFEOAngela Newton Roy / Kelly Hornberger Photography

El guardapelo es similar al camafeo (incluso existen colgantes que son una mezcla de ambos) y es especial porque en su interior puedes esconder una o dos fotografías de un ser amado. ¡No hay nada más romántico!PASADORErin Hearts Court

Un bonito elemento de joyería vintage es el pasador. Elige uno en plata oscura o en bronce con formas de flores y hojas y algunas piedrecillas decorativas. Puedes combinarlo con un peinado victoriano, esto es, un semi-recogido alto, cardado y de ondas grandes y voluminosas, pero también puedes completar un moño bajo con este aplique.peinetaKelly Kollar Photography / Laura Gordon Photography

Los pendientes de grandes lágrimas que lucen casi verdaderas por el centelleo de la piedra son también una buena opción para darle a tu look un aire antiguo. Si te atreves con un peinado y estilo victoriano, te irá genial un collar isabelino, con la tela bien pegada al cuello y con piedras colgantes, como perlas. Otra manera de incorporar estas gemas a tu atuendo y parecer recién sacada de los años 20 es con largos collares de perlas redondas de dos o tres vueltas. Las pulseras retro suelen ser muy anchas y barrocas, con un metal labrado con mucho mimo, y una gran piedra central como protagonista.Justin DeMutiis PhotographyJustin DeMutiis Photography pendientesRoots Of Life Photography / Acqua Photo

*Combina tus joyas vintage con el resto del estilismo. Si tu vestido tiene flecos, mangas caídas y un corte recto, una diadema y un collar de perlas flapper serán tus aliados perfectos. Si se trata de un traje muy recargado, corte princesa y con mucho vuelo, hazte con un collar isabelino. La clave es saber conjuntar con elegancia y obtener un resultado armónico para parecer una princesa de la época que quieras.