El amor es el protagonista indiscutible de las bodas: el que los novios sienten entre ellos, el de sus familiares, el de sus amigos… Aunque estos sentimientos de apego ya hacen de la ceremonia una velada mágica, también nos gusta divertirnos y reírnos un poco.

El banquete es uno de los momentos más sociales del evento, pues los invitados tienen la oportunidad de hablar entre sí y conocerse mejor, pero existe todavía la limitación de las mesas. ¿Por qué no preparar unos divertidos juegos que permitan que tus seres queridos estrechen lazos y vivan momentos desternillantes? Te proponemos algunas actividades que harán de tu boda la más amena a la que tus convidados hayan asistido en su vida.

Karaoke. No hay nada más fácil ni más divertido que poner un karaoke para la fiesta de tu boda. A todo el mundo le gusta convertirse en una diva del pop o una estrella del rock por unos minutos. Ayúdate de tu DJ para crear una lista de reproducción completa, tanto con clásicos como con los hits más modernos que no pueden faltar. Además, una vez que empieza la barra libre, nadie se niega a un buen vacilón.

©Ela & the Poppies Photography

©Ela & the Poppies Photography

Concurso de baile. Proponed un concurso de baile improvisado para coger por sorpresa a vuestros amigos y familiares. Establece unas reglas y el número de personas por grupo (de dos a cinco personas, por ejemplo). Los novios serán el jurado e irán puntuando las mejores coreografías y actuaciones. Los ganadores pueden llevarse algún regalo: bombones, una cesta de jabones o, por qué no, ¡el ramo de la novia!

©Edyta Szyszlo Photography

©Edyta Szyszlo Photography

El limbo. Este juego es muy tradicional. Primero hay que colocar una cuerda entre dos palos o dos árboles. Después los invitados deben hacer una fila tras la cuerda e ir pasando, uno a uno, por debajo de ella, con la espalda arqueada hacia atrás y sin rozarla. Cada poco rato se va aumentando la dificultad, bajando la altura de la cuerda. Es un juego muy completo, pues mezcla un poco de sana competición, música y baile. Os lo pasaréis genial.

© Jon Stars

© Jon Stars

Juegos de mesa a lo grande. El ajedrez, las damas o el cuatro en raya son juegos sencillos que, junto con otros de mesa y de cartas, podemos encontrar en cualquier cafetería y nos entretienen mientras tomamos un café. ¿Y si los presentas en tu boda en tamaño real? Son juegos fáciles pero, dado que requieren todos cierta estrategia, te harán pensar y divertirte mientras mueves las enormes piezas de ajedrez o de damas y vas colocando grandes monedas en el panel del cuatro en raya.Photography-Jan Garcia Photography

Photocall. Solo necesitas un pequeño espacio dentro del salón del banquete o en algún rincón al aire libre para colocar un photocall casero en el que tanto tú como tus allegados puedan posar con sus modelitos e inmortalizar un día tan especial. Podéis hacerlo como si se tratara de un escenario hollywoodense, con alfombra roja y tarima, o algo más personalizado, que tenga que ver con la temática general de la boda.
photobooth04-friends

Créditos: Digital Orange / Katie Osgood Photography / Silly Booth / Magnolia Photo Booth Co. / Smile Booth / Scene Setter

Twister. El Twister arranca carcajadas en los salones de las casas, pero los participantes se preparan con ropas cómodas que les proporcionan movilidad. Imagínate este juego con un montón de personas de punta en blanco, teniendo que quitarse tacones altísimos y procurando que el traje no se descoloque o que el vestido no deje ver de más. Será un cachondeo asegurado.

©The Bridal Party

©The Bridal Party

Carreras de sacos. Mucho cuidado con este juego: solo los más habilidosos pueden superar una carrera de sacos. Consiste en meterse en un saco de tela gruesa y correr hasta la meta tratando de no caerse en el intento. Algunas veces se hacen por parejas, cosa que aumenta la dificultad y el “peligro”. ¿Te apuntas a esta particular maratón?

©Alex Miller

©Alex Miller