En casi todas las películas o series que muestran una boda hemos visto la típica escena del lanzamiento de ramo. Es una tradición tan clásica como peligrosa, pues a veces lo que parece un juego inocente se convierte en una titánica lucha por la obtención de tan valioso legado.

Se dice que el origen de esta práctica proviene de la Francia del siglo XIV, época en la que los hombres perseguían a la novia para quitarle la liga, porque daba buena suerte. Ellas empezaron a optar por tirar la liga para paliar de alguna manera una costumbre que consideraban grosera. La Iglesia, sin embargo, no veía esta prenda con buenos ojos, y la sustituyó por flores blancas de azahar que evolucionaron, con el tiempo, a un ramo variado.

Esta no es la única teoría sobre el ramo. Se cree también que hace siglos las mujeres portaban un manojo de hierbas y especias para alejar a los malos espíritus, o que en el siglo XIV lo que en realidad se hacía no era quitar el liguero, sino arrancar trozos del vestido, también buscando la buena fortuna.

Sea como fuere, todos estos hábitos se civilizaron hasta que el ramo comenzó a arrojarse a las mujeres, ya no a los hombres, de modo que quien lo cogiese sería la próxima en casarse e incluso obtendría fertilidad y riqueza para su familia.

©Yan Photo

©Yan Photo

Hoy en día el lanzamiento se hace más por diversión que por una creencia real en su significado. Pero algunas novias han creado alternativas para evitar caídas por saltos con tacones y disputas por quién lo ha cogido primero.

©m&j photography

©m&j photography

Una opción estupenda es regalarlo a alguien especial, ya sea el original o una réplica para este fin. No tienes por qué dárselo necesariamente a una chica soltera: tu madre, tu abuela, tu hermana o una amiga especial lo recibirán como símbolo de tu cariño y tus buenos deseos.

©Elena Bau Fotografía

©Elena Bau Fotografía

Otra idea que fascinará a todas tus invitadas es elaborar un ramo en el que puedas separar las flores. Puedes mandar a hacer tantos ramos como te hagan falta para que todas tus amigas se lleven una flor y, con ella, un pedacito de la mejor suerte.

Mayula Flores

Mayula Flores