La entrada al banquete no posee ese cariz emotivo del paseo hasta el altar, pero da el pistoletazo de salida de la gran fiesta. Escoger la música que va a sonar en este momento conlleva una gran responsabilidad, pues será la encargada de poner a tono a los invitados y animarles a disfrutar de manjares, bebidas, charlas, risas y mucho baile.

La banda sonora para esta parte del evento suele ser animada, potente y muy rítmica, propia de la euforia de la post-boda. Pero cada pareja de novios tiene su estilo y existe una variedad casi infinita en el arte de las musas, ajustable a todos los gustos. Te proponemos algunas melodías que harán de tu irrupción al banquete un acontecimiento épico.

You Never Can Tell, de Chuck Berry. John Travolta y Uma Thurman, encarnando a Vincent Vega y Mia Wallace, lograron inmortalizar este clásico con su baile icónico de Pulp Fiction. Perfecto tanto para los amantes del rock and roll y el rockabilly como para los fans acérrimos del filme de Tarantino.

Sugar, de Maroon 5. Puede que no tengas la suerte de que Adam Levine aparezca en tu boda por sorpresa, como hizo la banda con cinco recién casados para grabar el videoclip de Sugar, pero este tema es tan fiestero y dulce que pondrá a todos tus amigos a cantar.

May It Be, de Enya. Puede que no te suene su nombre pero seguro que la has escuchado, ya que forma parte de la banda sonora de El Señor de los Anillos y dotó de sonido el romance entre Aragorn y Arwen. Si vas a celebrar una unión celta o, simplemente, sois unos frikis de cuidado, esta es vuestra canción.

Thinking Out Loud, de Ed Sheeran. “Bésame bajo la luz de un millar de estrellas, apoya tu cabeza en mi corazón palpitante”, canta Sheeran en una canción romántica, muy de moda, y que resulta insuperable sumada al baile del clip. ¿Te atreves a recrearlo?

Set Fire to the Rain, de Adele. La voz de la artista británica, bluesera y rasgada, resulta agradable de escuchar en cualquier situación. Este tema de su segundo álbum tiene mucha potencia, un preludio idóneo para el festejo posterior.

Love Me Like You Do, de Ellie Goulding. Aunque se popularizó por formar parte de la banda sonora de 50 Sombras de Grey, Love Me Like You Do es mucho más naíf que la cinta a la que da sonido. Su melodía es tan pegadiza y sencilla que incitarás a todos a corearla.

November Rain, de Guns N Roses. Muchas han soñado con ser esa Stephanie Seymour que avanza por la Iglesia con un vestido atrevido y ochentero, mientras Axl Rose la espera expectante y, de fondo, suenan las primeras notas de November Rain. Ni tu traje será igual, ni tu novio es el cantante de una de las bandas de rock más increíbles de todos los tiempos pero, oye, la entrada triunfal la tienes asegurada.

Marry You, de Bruno Mars. En realidad, ya te ha pedido matrimonio y ya os habréis casado para el momento en el que comience la fiesta, pero no te va a hacer daño que te lo pregunten, una vez más, al ritmo de Bruno Mars.