Una boda es cosa de dos. Ahora bien, todos tenemos un amigo o amiga de la infancia con quien hemos compartido absolutamente todo y son como de la familia. Y seguramente su pareja también es una persona muy especial para ti. ¿Te atreverías a celebrar una boda doble con tus mejores amigos?Luz de Flash©

Los más individualistas se harán cruces al pensar en algo así: compartir un momento único con otra pareja. Pero lo cierto es que esto tiene muchas ventajas para todos. Como ya te imaginarás, organizar una boda es costoso tanto desde el punto de vista económico como por el esfuerzo que conlleva.

Si celebráis una boda doble, podréis repartiros los gastos (o vuestros padres, si son ellos los que sufragan la celebración). Debéis escoger una finca muy grande, si va a ser al aire libre, o un salón también con espacio para un buen número de personas.

Tendréis que poneros de acuerdo con qué tipo de celebración queréis: de día o de noche, en verano o en invierno… Y también habrá que establecer cierto consenso en la ornamentación floral, la decoración, la música, si habrá bus para los invitados o no y, por supuesto, el catering. Pero piensa que aunque pueda resultar complicado poner a cuatro personas de acuerdo sobre estos detalles, también viviréis momentos divertidos juntos experimentando y probando distintos estilos para vuestro gran día. Además, al estar el presupuesto dividido entre más personas, tenéis la opción de permitiros algún lujo más (como un menú gourmet o una decoración muy estilosa) que si lo hicierais solos.

Otra ventaja es que tendréis ayuda y ganaréis tiempo. A veces ni siquiera un año es suficiente para que de tiempo holgadamente a preparar todo lo necesario para una boda perfecta. Pero entre cuatro y vuestras respectivas familias podréis distribuiros tareas: enviar las invitaciones, hacer llamadas telefónicas a los diferentes proveedores para acordar las citas, resolver problemas de última hora…

La elección del atuendo será también más divertida. Tanto ellos como ellas pueden ir juntos a probarse trajes y vestidos y aconsejarse sobre qué les queda mejor o peor. Podéis compartir algún tratamiento de relajación y belleza las semanas antes y, en el caso de las chicas, ir juntas a las pruebas de maquillaje y peluquería.Luz de Flash©

Lo más probable es que tengáis amigos en común y esto es otro beneficio que sacaréis de organizar una boda doble. Aunque a todos nos encanta asistir a bodas, cuando coinciden muchas en un año a veces es complicado cuadrar las fechas con los días libres en el trabajo para aquellos que viven fuera. Por eso, será más fácil reunirlos a todos en una única fecha que en dos, y además la fiesta será más entretenida porque estarán todos vuestros seres queridos.

Al tratarse de una celebración multitudinaria, os recomendamos que hagáis un banquete de estilo brunch o buffet. ¿Por qué? Porque agilizará mucho el ritmo de la comida. Nadie tendrá que estar esperando a la llegada de los platos sino que ellos mismos podrán ir sirviéndose tranquilamente lo que quieran y cuando quieran. Además, es un tipo de banquete que favorece la comunicación entre los novios y los convidados y entre los propios comensales.Luz de Flash©

¿Quién va primero al altar, quién baila el primer vals nupcial, quién parte primero la tarta? Estas cuestiones pueden ser problemáticas pero hay varias soluciones. Podéis echarlo a suertes, pero para que haya un mayor equilibrio final, te proponemos que os repartáis equitativamente los momentos (una vez empieza una pareja, luego la otra…) y que algunas cosas las hagáis a la vez: las novias pueden acercarse juntas al altar y el primer baile también puede ser colectivo.

Todo son aspectos positivos en una boda doble. Os divertiréis, os unirá más como amigos, compartiréis gastos y obtendréis una reunión enorme repleta de personas a las que queréis. ¿Necesitas más motivos para empezar a organizar tu día B con tu pareja preferida?Luz de Flash©