La despedida de soltero o soltera es la parte más divertida de la preparación de la boda. Lo cierto es que los novios están deseando casarse y no despiden su soltería con tristeza: solo se trata de una buena excusa para pasar un tiempo entrañable entre amigos y tener historias inolvidables que contar.

La cuestión es: ¿está cualquier cosa permitida con tal de pasar un buen rato? Casi, casi, pero todo no. Hay algunos aspectos que tanto los futuros casados como sus amigos deben evitar para no convertir una gran noche en un cúmulo de despropósitos. Te contamos cuáles.

El primer consejo para los prometidos es que sean sinceros y haya total transparencia entre ellos. Si no es una despedida sorpresa, sino un viaje que has programado con tus amistades, una noche de copas, una tarde de spa o una beauty party, simplemente cuéntaselo a tu pareja. Y si tus amigos te han preparado un plan que desconoces, una vez este haya terminado también puedes comentarle lo que hicisteis. No, no tratamos de fomentar el control ni la privación de libertad, solo la buena comunicación que, al fin y al cabo, es la base de toda relación duradera y feliz (y ayuda a sortear malentendidos innecesarios).Untamed Heart Photography

Otra recomendación primordial, esta vez, para los encargados de organizar la despedida, es que no la programéis para el día antes de la boda, ¡nunca! Si vais a viajar y perdéis el avión, tren o bus de vuelta, adiós boda. Si vais a comer a un restaurante exótico y el novio o la novia se intoxican, adiós boda. Y si alguno de los dos se pasa con las copas… la boda se mantiene, pero imagina con qué cara se presentarían al altar.

Esto nos lleva a otro aspecto a eludir: no os paséis con la bebida. Tomarse unas copas es lo más normal del mundo, te ayudarán a deshinibirte y no te harán daño. Pero si pierdes el control probablemente darás el espectáculo y, luego, la vara a tus amigos cuando tengan que llevarte a rastras a casa. Y, además, no te acordarás de nada. ¿Vale la pena?Studio Impressions Photography

Las bromas suelen ser una parte importante de las despedidas. Sin embargo, dejan de tener gracia cuando son demasiado pesadas. Decimos sí a las camisetas con una fotografía o un mensaje impresos que significa algo para todo el grupo, o a esos paseos por la calle en los que el futuro ex soltero/a lleva un adorno simpático en la cabeza o alguna prenda de ropa original. Pero decimos no a los retos embarazosos o humillantes para el o la protagonista. La intención es hacerle feliz, no ponerle en un aprieto o en una situación incómoda.Sin-título-1

Un último tip para los encargados de la despedida: no hagáis lo que a vosotros os gustaría hacer, sino lo que le encantará a vuestro amigo o amiga. Tal vez seáis unos fiesteros acérrimos, fans de los tupper sex y de bailar en los pubs más modernos de la ciudad pero, si el novio o la novia es una persona tranquila, no va a disfrutar de un plan como este (y viceversa).

Ya tenéis claro lo que no debéis hacer. Si os resulta más fácil, lo que siempre habéis de tener en cuenta es que los pilares de una buena despedida son la antelación, el respeto, la comunicación y, cómo no, pasarlo en grande.

2