Ya te hemos hablado de las ventajas de hacer una sesión fotográfica preboda  y de varias ideas divertidas para elaborarla pero, ¿qué hay de los vídeos preboda? Un vídeo de este estilo tiene la misma función que un book fotográfico solo que es algo más completo y, también, complejo. Os llevará más trabajo tanto a vosotros como al profesional que contratéis, y también vuestros seres queridos tendrán que poner su granito de arena.

Existen una serie de elementos que puedes incluir en tu clip para que sea especial y personal. Lo habitual es que sea de tipo documental, con lo que siempre suele contener una entrevista a los novios. Estos hablan juntos y/o por separado de distintos aspectos de su relación. Pueden hacerlo cronológicamente, desde el primer encuentro que tuvieron, o empezando desde el final: relatando cómo fue la petición de mano y, luego, volviendo al principio.

Photoletum Studio©

Aunque algunas declaraciones las haga la pareja junta, es muy bonito que, de manera individual, pronuncien algunas palabras románticas que después sorprendan al otro cuando vean el resultado final. Aquí entran en juego los familiares. Los padres pueden comentar de manera graciosa las primeras impresiones que tuvieron de su yerno y su nuera. Los amigos cercanos han de contar anécdotas de algún viaje que hayan hecho todos juntos, de alguna tarde de picoteo en casa en el que haya sucedido algo entretenido…

La figura de un narrador resultará muy útil para ir hilando momentos e historias con coherencia. Seguro que tenéis a un amigo o amiga con una perfecta voz de radio que os echará una mano con mucho gusto. Mientras hablan los novios o los allegados, no siempre se les verá a ellos, a veces su voz acompañará a imágenes de archivo. En este tipo de vídeos es muy usual utilizar este recurso para complementar las palabras con ideas visuales.

Entre estas, no puede faltar el lugar en el que os conocisteis. Mientras alguno de los novios hable de cómo fue este primer momento, tal vez un apasionado flechazo, quedará muy bonito añadir un corte en el que aparezcan los dos paseando de la mano por allí. También podéis recrear vuestro primer beso: vestíos como aquel día y grabaos besándoos mientras uno de los dos relata cómo se sintió. Haced lo mismo con el sitio en el que os comprometisteis y con otros sitios significativos e importantes para vosotros.

El tercer día©

Otras buenas imágenes de archivo son fotos antiguas, tanto algunas de cuando erais pequeños como de vuestras cenas, San Valentines, Navidades, viajes o aniversarios como novios. Añadid asimismo algunas de reuniones familiares y con amigos, que quedarán muy bien para proyectar cuando sean ellos los entrevistados.

Poniendo en práctica todas estas ideas conseguirás un precioso vídeo de estilo documental, pero también puedes hacer uno como si se tratara de un cortometraje. En lugar de hacer entrevistas, convertid vuestra historia de amor en una película. Actuad vosotros mismos con guiones más o menos preparados, incluso como si fuera un musical si se os da bien cantar. Y, si no sois muy buenos actores, cread vuestro propio corto mudo, acompañado de música y frases escritas en determinados momentos, como en el cine clásico en blanco y negro.

Sonorité©

Una vez terminado, ¿cuándo lo proyectáis? Eso depende. Si su duración del clip es muy larga, como de una hora aproximadamente, lo mejor será que lo distribuyáis entre todos los allegados para que lo vean cuando quieran en sus casas. Pero, si es corto, de unos 10 o 15 minutos, ponedlo en el banquete, antes o durante los postres. Incluso podéis encargar una versión corta y una larga para hacer ambas cosas. Así tus seres queridos se divertirán muchísimo durante la ceremonia y luego, cuando quieran, podrán disfrutar de todos los detalles en la versión extendida. ¡A todos les encantará la idea!