AE Stelzer Photography

AE Stelzer Photography©

Si tienes una hija y te han invitado a una boda, no sólo tienes que preocuparte de tu look, también del de ella. Las niñas no necesitan ni maquillaje ni grandes arreglos de peluquería para estar adorables, pero seguro que les encantará lucir un modelo diferente y especial para asistir a una fiesta como esta. Te damos las claves para conseguir que sea la más encantadora del evento.

Jose Villa Photography

Jose Villa Photography©

The Great Romance Photo

The Great Romance Photo©

Hoy en día la ropa de los más pequeños es más moderna que clásica, y se asemeja más a la de los adultos que a la de los niños de antaño. Pero una boda es la ocasión perfecta para volver a los orígenes de la ropa de domingo. La base de este estilo es el vestido de corte princesa, bien corto o de altura midi. Suelen estar adornados con volantes en la zona del torso o en la parte de la falda, y el cuello generalmente es de tipo baby. Pueden combinarse con medias tupidas o con calcetines bordados en blanco, con detalles de lazos de raso en un color que combine con el atuendo.

Brandon Chesbro

Brandon Chesbro©

Y, hablando de colores, los que mejor sientan para crear un aire infantil vintage son los pasteles. Estamos en el siglo XXI, así que tanto el azul como el rosa son perfectamente aceptables para tu pequeña. La clave es que sean siempre gamas suaves, apagadas, que transmitan placidez. El amarillo, el melocotón y el verde son también muy buenas opciones, así como los estampados florales, de puntos o de animales pequeños, como los pájaros.

Los zapatos estrella de este look son las merceditas. Pueden ser simples, sólo con la correspondiente pulsera, o con algún lazo en la parte delantera y delicados relieves en la piel del calzado. Escógelos en un tono neutro, como el beige, o bien en el mismo tono que el vestido.

Si se trata de una boda de día, completa el conjunto con un sombrerito adornado con una cinta de raso a juego con todo lo demás. Para una boda de tarde o de noche, opta por una diadema o unas horquillas divertidas que sujeten ligeramente unos mechones de pelo por uno de los dos lados, dejando el otro libre y ondulado.

Graham Terhune Photography

Graham Terhune Photography©

Ozzy Garcia

Ozzy Garcia©

Si resulta que tu hija va a ser una dama de honor, tendrá que lucir una vestimenta muy concreta. El vestido de dama de honor suele ser blanco o muy claro, como una tonalidad champán, por ejemplo. Y todos ellos suelen llevar como ornamento una gran cinta en el abdomen de algún color romántico y que termina en un lazo en la espalda, que a veces hace juego con un ribete en el borde de la falda.Tamara Gruner Photography Anna Roussos - Photographer 55ef54cb8ec1a$!x900

El tocado ha de ser muy delicado. Las flores siempre sientan bien a una jovencísima dama de honor, porque le aporta un aspecto tremendamente angelical. Pueden ser apliques de flores a un lado del cabello o bien una corona completa, colorida y frondosa. Quedaría genial que éstas hiciesen juego con el ramo de la novia.

Unas bailarinas sentarán estupendamente para esta clase de traje. En dorado o plateado aportarán un brillo exquisito al estilismo y todavía más sensación de etereidad. También son adecuadas unas merceditas blancas, cien por cien clásicas, con alguna pequeña florecita también nívea.fotografos-boda-los-jarales-torrelodones-justo-navas-fotografia-503-900x601

Es muy importante que tengas en cuenta la elección de la ropa y los complementos con la niña. Aunque sea pequeña, tiene todo el derecho a sentirse cómoda con lo que va a llevar y, además, le divertirá mucho poder decidir y aprender sobre estilismo y protocolo en bodas. Ponte de acuerdo, también, con la novia, para que vayan más o menos a juego. Os lo pasaréis genial.