Estamos tan acostumbrados a que nos inviten a bodas formales y de lujo en espaciosos salones con suculentos banquetes y tablas de jamón y quesos, que cuando nos convidan a una boda informal nos quedamos descolocados. Parece difícil establecer el límite entre chabacano y formal, ese equilibrio perfecto para acudir elegante, pero sin pasarse por defecto o por exceso. Si vas a asistir próximamente a una celebración informal, atenta a estos consejos para ser la invitada perfecta.

Empezamos por el vestido. Debes buscar uno corto y, para restarle peso, puedes permitirte estampados alegres en lugar de telas lisas y de alta calidad (como el terciopelo o el raso) que suelen agregar formalidad al look. En primavera y verano te sentarán de maravilla vestidos con estampados florales en tonalidades cálidas, que pueden ser ajustados y midi para resaltar las curvas, o con faldas de campana para un aspecto romántico y vintage.vestido informal 2 vestido informal

En otoño e invierno los conjuntos de dos piezas e, incluso, un traje con pantalón pueden ser excelentes aliados. Cada vez es más común ver a mujeres acudir en trajes de blazer y pantalón de pinza para eventos especiales. Escoge uno en el mismo color o combinar distintas tonalidades para la parte de arriba y la de abajo. Otra opción es lucir pantalones holgados por debajo de la rodilla o hasta el pie y de pata de elefante. Combínalos con blusas abotonadas de una tela ligera como el crepe.

pantalon invitada pantalon

Una falda lápiz de altura media combina de manera ideal con casi cualquier tipo de camisa y, además, estiliza muchísimo la figura y afina la cintura. Te dará juego tanto en verano como en invierno, pues la podrás mezclar con blusas de manga larga o de manga francesa y con una chaqueta (un blazer para un estilo clásico o una cazadora biker para un aire más rockero).

De noche puedes subir un poco el nivel de sofisticación con un vestido tipo cóctel, pero nunca demasiado recargado, pues has de recordar que sigue siendo una boda informal, independientemente de la hora a la que se celebre. La nocturnidad invita a utilizar colores más oscuros, como el azul marino, el morado, el verde botella o el vino.

noche invitada

Los zapatos resultan más sencillos de escoger, porque hay unos que se metamorfosean con cualquier look: los salones. Los stilettos estilizan especialmente el cuerpo y aportan luz a cualquier vestimenta, sobre todo a los trajes de chaqueta y pantalón. Si la ceremonia es en estaciones cálidas y al aire libre, puedes permitirte sandalias, cuñas de esparto e, incluso, zapato plano.

zapatos

En una boda informal, los peinados son más sencillos y los tocados más aceptables son las coronas de flores (de día y al aire libre) pero no resultan necesarios. Lo mejor es decantarse por recogidos sobrios o por una buena melena suelta que se vea lustrosa y cuidada. Sucede lo mismo con el maquillaje: no ha de ser muy recargado, simplemente debe aportar al rostro un aspecto de salud y buena cara y, si acaso, puede resaltar levemente alguna zona, como los ojos, las pestañas o los labios.

peinados invitadas recogidos

Completa tu look con un bolso pequeño de tipo sobre o un clutch básico en el que puedas meter lo esencial: cartera, móvil y maquillaje. Ponte unos pendientes grandes si tu escote lo requiere o una bonita pulsera si vas a enseñar los brazos, pero elige sólo un complemento estrella alrededor del cual orbitarán, en un segundo plano, los demás. Como ves, ir espectacular a una acto íntimo es muy fácil. ¿Lo mejor? Podrás aprovechar la ropa y complementos que has usado para futuras ocasiones. ¡Una boda informal es toda una inversión!