Celebrar tu luna de miel en invierno tiene varias ventajas que ya te hemos contado. Si te hemos convencido de que es una buena idea, ahora te toca elegir un destino. Te proponemos Alemania como lugar ideal para pasar un viaje de novios bien abrigados bajo los copos de nieve, descubriendo sorpresas, su belleza arquitectónica, sus curiosidades culturales y sus singularidades gastronómicas.

Berlín es, por supuesto, una parada obligada si visitas este país europeo. Como capital que es, contiene buena parte del arte y la historia de Alemania. Allí podrás conocer el increíble Palacio de Charlottenburg (un castillo prusiano del siglo XVII), el edificio del Reichstag, la Puerta de Brandeburgo o el Museo de Pérgamo. Seáis o no amantes de la historia, no podéis dejar de acudir al Muro de Berlín o al sobrecogedor Monumento del holocausto.

Palacio de Charlottenburg

Palacio de Charlottenburg

Reichstag

Reichstag

Puerta de Brandeburgo

Puerta de Brandeburgo

Los trenes en Alemania son muy eficaces, conectan todas las ciudades, así que podrás conocer varios sitios. Colonia debe ser uno de ellos. Su principal reclamo es su Catedral, y no es para menos. En el centro de la ciudad se alzan imponentes las torres de esta edificación de estilo gótico, que tardó más de seiscientos años en terminar de construirse (del 1248 al 1880). La ciudad de Múnich puede presumir de su encantador Palacio de Nymphenburg y de su Jardín Inglés, Hamburgo de su Miniatur-Wunderland, un divertido museo de miniaturas de modelismo ferroviario, y Düsseldorf del estiloso palacio rococó de Benrath y la original obra arquitectónica Neuer Zollhof. De Frankfurt no puedes perderte el museo Römer por su arquitectura medieval, ni el Jardín de Palmeras.

Miniatur Wunderland

Miniatur Wunderland

Palacio Benrath

Palacio Benrath

Plaza Römerberg

Plaza Römerberg

No necesariamente las ciudades más grandes, como estas, son las que verdaderamente te enamorarán. Münster es un lugar mágico lleno de iglesias y pequeñas casitas, unas pegadas a las otras, que parecen sacadas de un idílico cuento. La Catedral de San Pablo es el templo más importante de Münster, pequeño y modesto, pero de un indudable encanto.

Press Münster

Press Münster

Bonn fue la capital de Alemania Occidental hasta 1990 y sede del gobierno hasta 1999. Hoy es una coqueta ciudad universitaria que cuenta con el Palacio Poppelsdorf, la Catedral de Bonn y varios museos. También podrás visitar la Beethoven-Haus, la casa del famoso músico que ahora se puede visitar por los turistas.

Palacio Poppelsdorf

Palacio Poppelsdorf

Beethoven Haus

Beethoven Haus

Una de las curiosidades más bonitas de Alemania es la costumbre de organizar mercadillos navideños en diciembre, que dejan las plazas de los cascos históricos con el aspecto de una postal. El más antiguo es el de Dresde. En Berlín se organizan más de 60 mercados, entre los que destacan el de Spandau, el Gendarmenmark y el de Alexanderplatz, entre otros muchos. Visita también los mercados de zonas más pequeñas como el de Friburgo o el de Schwabisch Hall.

Alexanderplatz

Alexanderplatz

pvmercadillo-navidad-en-berlin1jpg_53f5ccde1ea38

Gendarmenmark

Tal vez arrugues la nariz con desconfianza y recelo ante la idea de beber vino caliente y especiado, pero se trata de un producto típico alemán que seguramente encontrarás en esos mercadillos de Navidad, junto con gastronomía contundente como enormes salchichas. Y, si no te convence y prefieres algo más suave, puedes visitar el Museo del Chocolate de Colonia, o entrar en una de las varias cafeterías que encontrarás en cualquier rincón de Alemania para entrar en calor, endulzar el paladar y acompañar la miel de tu luna con una pizca de chocolate.