El papel de las madres en una boda es crucial. Durante los preparativos, ayudan a sus hijos en cada paso, les asesoran y les apoyan en los momentos en los que les asaltan los nervios y las inseguridades. Cualquier duda pasa por ellas porque siempre tienen un consejo sabio que dar. Ellas, más que cualquier invitada, deben tener cuidado a la hora de elegir su vestimenta pues son figuras importantes y muchas miradas, aunque menos que los novios, irán dirigidas a ellas.

madrini

Mint Photography/ Rebecca Arthurs

La madre del novio suele ser también madrina, ya que le acompaña hasta el altar. Por ello, su look va a ser ligeramente más ostentoso que el de la madre de la novia. Lo mejor es que opte por un traje de fiesta que puede ser largo, como el de la novia aunque, si la ceremonia es diurna, tiene la opción de ponerse un vestido a la rodilla o midi.

BeFunky Collage

Photography-Ray Kang/ Brandon Lata Photography

Tan elegantes como un modelo enterizo son los conjuntos de dos piezas, con blazer y falda tubo o evasé, siempre preferiblemente bajo la rodilla. Estos son admisibles tanto para la madre de él como para ella. Sin embargo, la segunda debe acordar con la primera ciertos aspectos. En la elección del color tiene prioridad, por  cortesía, la madrina, con lo que la madre de la novia debe preguntarle y escoger uno diferente. También consensuarán la clase de vestimenta que van a llevar.

pronoviass

Karen Hill Photography/ Pronovias

Si la madrina va de largo, la madre de la novia puede hacerlo, también, aunque puede escoger ir de corto. Sin embargo, si la madrina se decanta por un diseño corto, pero la madre de la novia no se siente cómoda con este tipo de falda, cuenta con la posibilidad totalmente correcta de asistir con pantalón y blusa o americana.

styles

Jasmine Star/ Pronovias/ Clary Pfeiffer Photography

A la madre del novio se le permiten colores intensos, telas brillantes e incluso pedrería, siempre teniendo cuidado para no excederse. Para la  madre de la novia serán mejores los colores pasteles y claros, aunque nunca de ninguna gama de blanco, para no imitar al traje de la futura esposa.

BeFunky Collage

To Live. To Love. Photography/ Photography-Ray Kang/ Photography-Justin & Mary/ Ashley Seawell Photography/ Onelove Photography

En España, en bodas muy castizas, la mantilla y la peineta se dejan ver en el tocado de la madrina. Es un complemento del que no se debe abusar y debe combinarse con elegancia. La mantilla se elabora con encaje o tul y delicados dibujos bordados. Aunque la tradición impone que sea negra, existe cierta flexibilidad con el tono hoy en día, que puede ser crema, marfil o blanco roto, también. El tocado de la madre de ella será algo más sencillo, desde un sombrero ligeramente ladeado, unos motivos florales hechos de tela o, simplemente, un recogido con horquillas y otros apliques.

cosas

Las tentaciones de Eva/ Ana Tornero

Si la madrina se atreve con una peineta y una mantilla, unos complementos imponentes de por sí, el resto de accesorios serán discretos para no recargar el look. Las joyas de ambas mujeres han de ser discretas, aunque puede darse protagonismo a una pieza concreta, como un colgante.

Para las dos madres es recomendable el uso de un tacón clásico, no demasiado corto pero tampoco superior a los diez centímetros de altura, porque la comodidad también es importante. Los salones y, en especial, los stiletto, encajan bien en prácticamente cualquier look y situación, pero una boda primaveral al aire libre consiente peep toes y sandalias.

shoes

Acqua Photo/ Sally Pinera/ Joel Serrato/ Tessa Neustadt

La norma fundamental que toda madre debe seguir cuando piense en el estilismo que lucirá en la boda de su hijo o hija es la fidelidad a su manera de ser. Una mujer natural no tiene por qué recargarse ese día porque, al ser la madrina, así lo dicta el protocolo. Tampoco la madre de la novia ha de renunciar a sus gustos para no eclipsar a su hija y su consuegra. Ambas tienen que encontrar su espacio dentro de las cientos de posibilidades que les ofrece el mundo de la moda. Con estos consejos y buen asesoramiento les resultará muy fácil hallar su vestido perfecto.

new final

Ryan Ray/ Jen Huang/ Vicki Grafton Photography