Unas manos cuidadas son tan importantes como un buen maquillaje y un peinado elegante. Si vas a casarte este invierno ya estarás pensando en hacerte una manicura especial, algo distinto a la clásica francesa. La opción ideal, más duradera que la convencional y menos agresiva que la permanente, la de gel o la de porcelana, es la manicura semipermanente. ¿Sabes todo lo que hay que saber sobre ella?

Este tipo de esmaltado cuenta con muchas ventajas. Para empezar, dura de una a dos semanas, dependiendo de la velocidad de crecimiento de tus uñas. No se araña y no pierde brillo, así que podrás hacer vida normal, divertirte en la fiesta, dar abrazos a todos y bailar sin parar sin que eso afecte ni a un pedazo de tus uñas.

manicura boda invierno

©Sara Lobla

Lo mejor es que, por el hecho de ser más duradero, no te tarda más en realizarlo. Los pasos son los mismos de siempre: primero una base transparente, luego dos capas de pintura y, por último, una capa protectora. El truco reside en que, tras cada capa, se coloca la mano bajo una lámpara de rayos ultravioleta durante 30 segundos. Por eso permanece indeleble tanto tiempo y, además, se seca enseguida.

Este invierno se llevan colores oscuros y uñas naturales, no muy largas y levemente redondeadas. El burdeos es estiloso y perfecto para pieles pálidas. Prueba una manicura francesa combinando un tono más oscuro que otro.

Similar pero algo más frío es el púrpura. Este color queda ideal si lo potencias con mucho brillo que, además, da sensación de volumen. Decora el dedo anular con alguna pegatina o con un toque glitter.

©Shellac

©Shellac

Igual que os recomendamos los metalizados para la sombra de ojos, arriésgate con este estilo para tus manos con un azul oscuro con destellos metálicos. Es una alternativa original, divertida y que puedes combinar con tus zapatos o tu vestido.

Casas como OPI y Essie han apostado por lanzar gamas de pinturas semipermanentes de calidad y que puedes probar en casa. Sin embargo, te recomendamos que asistas a tu esteticista de confianza, pues se trata de una práctica que un profesional conocerá siempre mejor que tú, y porque eliminarlo puede convertirse en una tarea ardua.manicura bodas invierno

©OPI / ©Essie

Encontrarás tutoriales por Internet que explican cómo hacerlo en casa (aplicando quitaesmalte durante más tiempo, con algodones empapados y los dedos cubiertos con papel de aluminio), mas corres el riesgo de dañar o arañar tus uñas, con lo que lo más seguro es que acudas al mismo lugar en el que te las pintaron.

Es probable que, al retirar el esmalte, tus uñas luzcan algo amarilleadas. No te asustes: han estado dos semanas cubiertas bajo cuatro capas de un producto potente, con lo que es lógico que no se encuentren en condiciones óptimas. Cuanto mejor sea la calidad de la marca utilizada y mayor sea la profesionalidad de tu centro de estética, menor será el perjuicio de tus uñas. La aplicación de un aceite regenerador les dará vida y las reforzará. Sigue estos consejos, deja descansar las uñas entre manicura y manicura y tendrás siempre unas manos perfectas y saludables.