El día de tu boda va a ser el más feliz de tu vida pero también el más ajetreado: bailarás, harás mil brindis y sudarás. Por ello debes escoger cuidadosamente tu maquillaje, pues no sólo vas a ser el centro de atención, sino que tu rostro estará a prueba de besos y llantos.

La manera en la que te arreglas en tu día a día, o incluso para una fiesta, poco tiene que ver con la elaboración y el cuidado que requiere un make-up nupcial. Antes de comenzar, cerciórate de que tu piel está bien hidratada para que no queden lamparones de producto en zonas resecas. Si eres constante y te aplicas crema de día y noche, no tendrás ningún problema.

Teniendo en cuenta la envergadura de la celebración, asegúrate de emplear una base muy duradera. Te proponemos Double Wear de Estée Lauder, Teint Idole Ultra 24H de Lancome o Pore Refining Solutions Makeup de Clinique. Cubren imperfecciones y matifica la tez durante más de la mitad del día y, además, visiblemente,  mejora la calidad y la salud de la piel, liberándola, a la larga, de poros y manchas.

Sin-título-1

Un maquillaje romántico pide sencillez, frescura. Huye de colores recargados y contrastes agresivos. Comienza aplicando un poco de sombra blanca en tu párpado móvil para que el color posterior luzca de manera más auténtica. Puedes emplear un plata suave que, además de ejercer la misma función, provocará un efecto ligeramente metalizado.

maquillaje romantioLos mejores colores para una novia delicada y juvenil son los pasteles, como el rosa pálido o el champán. Adiciona un café muy suave, un tono o dos por encima del de tu piel, en la cuenca del párpado superior para agrandar y dar severidad a la mirada. El delineado ha de ser fino, que parezca una prolongación de tus pestañas, cubiertas a su vez por una capa de rimel.

novia romántica Entra en juego el corrector, que te servirá de aliado para contornear e iluminar. Fíjate bien en los párpados inferiores, una zona susceptible de mancharse de restos de sombra y rimel. Juega con el iluminador, que resulta imprescindible pero hay que utilizarlo con cuidado, sin excederse. Si lo extiendes bajo el hueso de la ceja, en la parte alta de los pómulos, en el lacrimal e, incluso, en el arco de cupudo, dotarás a tu rostro de matices y volúmenes muy interesantes. Sella con polvos compactos para que el sudor o la propia grasa de la piel no estropeen tu trabajo.

Tu cara brilla ya con luz propia, solo faltan tus labios. Yves Sant Laurent ofrece hasta ocho horas de hidratación, volumen y un brillo elegante con los veinte tonos de Volupté Sheer Candy. Escoge colores como el rosa, el nude o el melocotón para lograr un aspecto vivo pero natural.

©Yves Saint Laurent

©Yves Saint Laurent