Ya te están ajustando el vestido a medida, has encontrado zapatos a juego y sabes cómo combinar cada elemento con tus pendientes, un collar o una pulsera. Pero, ¿has pensado en el maquillaje y en el peinado? Los cuidados de belleza son tan importantes para la novia como su atuendo y sus complementos. En MiBoda.com te damos algunos consejos para que luzcas un rostro y un cabello perfectos en el momento más especial de tu vida.

BeFunky Collage

Candy Capco Photography/ The Edges Wedding Photography

Muchas personas creen que el look de la novia debe ser tan natural que parezca de cara lavada. Sin embargo, esto no es obligatorio. Lo que debe primar siempre es el estilo personal de cada una. Por ejemplo, si eres una chica sencilla, que apenas usa un poco de rímel a diario, no hace falta que, para la ceremonia, uses todas las sombras de la paleta y pintes tus labios en vino oscuro.

makeup

Katie Stoops Photography/ Winsome and Wright/ Sally Pinera

Al contrario, si tu rutina diaria de belleza incluye una buena base, colorete, eyeliner y pintalabios, potencia este estilo como novia. Eso sí, no recargues demasiado el look: escoge una zona a destacar, los ojos o la boca, para evitar un efecto excesivo. Ten en cuenta también el horario de la celebración. El día pide maquillajes más simples y frescos, mientras que la noche requiere cierta dramatización de las tonalidades.

ojos

Raquel Benito/ Kayla Barker Fine Art Photography/ Kayla Barker Fine Art Photography

Una base de larga duración, a prueba de horas y horas de fiesta y baile, es un básico que no pueden faltarte en tu Día B. La máscara de pestañas y el lápiz de ojos waterproof (a prueba de agua) serán tus aliados contra las lágrimas de emoción. Si tienes las pestañas cortas o poco pobladas, prueba a usar unas postizas, que regalarán muchísima profundidad a tu mirada. Recuerda que las sombras mate son más resistentes que las brillantes, y que el empleo de polvos sueltos como toque final sellará todos los productos.

33

Betsi Ewing Photography/ O’Malley Photographers/ Erin McGinn/ June Cochran Photography

Tu esteticista te ayudará a encontrar el peinado idóneo para ti pero, aún así, te detallamos algunas de las posibilidades a tu alcance. Si tienes un cabello largo y cargado, puedes lucirlo tal cual, suelto, tal vez con ondas ligeras o aderezado con una diadema de flores. Si encajas en este perfil también te quedará estupendo un semi-recogido que, además, creará un efecto de mayor longitud y espesor cardando un poco las raíces y formando bucles en el resto.

pelo

Sally Pinera/ Alexandra Grace/ Andrew Mark/ Michael + Anna Costa Photography

Las trenzas son también una preciosa opción para novias. Nos encantan las largas de espiga, hacia atrás o hacia un lado, decoradas con pequeñas horquillas e incluso con algunos mechones sueltos. Dale un toque de originalidad a esta coleta tan especial con un recogido trenzado alrededor de la cabeza.

trenzas

BrittRene Photo/ Bridal Musings, Ruffled Blog/ Betsi Ewing Studio/ Sally Pinera/ Honey Honey Photography/ Winsome + Wright 

Los moños medios o bajos son siempre una apuesta segura por su versatilidad y su adecuación a todo tipo de pelo. Combínalos con horquillas u otros apliques brillantes, de perlas o con formas de flores. El moño a esta altura permite colocar el velo por debajo. Si prefieres algo más imponente, atrévete con uno de bailarina, que es mucho más alto y puede aumentarse con esos rosquetes mullidos que habrás visto en cualquier tienda de moda. Las chicas de melenas cortas también pueden jugar con su cabello. El bob, el long bob y el pixie, los cortes más habituales, resultan favorecidos con diademas, pasadores y velos birdcage, de aire retro.

Captura de pantalla 2016-03-21 a las 12.58.11

André Teixeira, Brancoprata/ Carmen And Ingo Photography/ Jose Villa Photography/ Vasia Photography/ Ashley Bosnick Photography/ thisloveofyours.com/ Cabelocurto instagram/ Rebecca Yale Photography

Ahora que ya sabes todo lo imprescindible sobre maquillaje y peinados de novias, solo tienes que elegir el que más te guste. Déjate asesorar por un profesional en la materia que te aconseje lo ideal para ti en función de la forma de tu rostro.