Nos encanta el romanticismo de las bodas, la decoración floral, las fotos en las que salimos estupendos, el hecho de reunirnos con nuestros seres queridos… pero, admitámoslo, comer nos gusta, casi, casi, un poquito más. Por eso, la elección del menú del banquete es crucial para el éxito de tu boda.

Todos los menús siguen un esquema muy similar entre sí, aunque para elaborarlo debe tenerse en cuenta la cantidad de invitados, el presupuesto y la localización. En un restaurante ya tienen sus platos típicos y te recomendarán en base a lo mejor que puedan ofrecerte. En un salón o finca tendrás que contratar un servicio de catering y probar varias degustaciones hasta encontrar la que más se adecue a ti.

El cóctel es el punto de partida, ese tapeo con buen vino que va preparando los estómagos de los comensales para después. Propicia la conversación y el entretenimiento mientras se espera a que los novios finalicen su sesión de fotografías. Es conveniente que sea ligero para que nadie llegue lleno a los platos principales.

coctel boda

KT Merry Photography / Coco Tran / Rebecca Yale Photography / Photography-Birds Of A Feather

Un banquete nocturno ha de ser más suave que uno de mediodía, pero ambos se sustentan del mismo esqueleto; primero los entrantes, después el pescado y, por último, la carne. Ofrecer un sorbete entre plato y plato, generalmente de limón, para limpiar el paladar y recibir cada sabor con autenticidad, es una tradición que en los últimos años ha ido palideciendo, pero que algunos novios aun conservan.

Ten en cuenta el mes del año en el que se dará la celebración. En invierno los platos calientes y de cuchara sientan genial, mientras que en verano el calor reduce el apetito y los alimentos frescos se ven con mejores ojos. Aprovecha las frutas, verduras, carnes y pescados de temporada, cuando más sabrosos saben.

menú boda

Michael And Carina Photography / Caroline Tran Photography / Jen Huang / Grenough Photography

Ten siempre presentes a tus familiares o amigos con necesidades especiales en su alimentación: diabéticos, que sufran de alguna afección estomacal, celíacos, intolerantes a la lactosa… Piensa también en alternativas para los vegetarianos o veganos, y en un menú infantil para los más pequeños, que seguramente preferirán comer pizza o nuggets en lugar de recetas sofisticadas, extrañas a sus ojos.

Incluye uno o varios postres, aparte de la propia tarta nupcial. Combina pequeños pastelillos, bombones, mousses o cremas con una deliciosa fuente de chocolate en la que mojar pedacitos de fruta fresca para poner el broche de oro a un banquete perfecto.

postres boda

Anouschka Rokebrand Photography / BrittRene Photo / Jeremiah And Rachel Photography / O’Malley Photographers