Una boda sin música no es una boda completa. La entrada de la novia siempre va ambientada con una melodía especial, y también la llegada de los novios al banquete, tras darse el “Sí, Quiero”, lleva su propia banda sonora.

Para que cada momento de la celebración tenga un sonido distinto, los novios suelen contratar a un DJ que se encarga de esto y de los temas que se reproducirán durante la fiesta. A veces, los salones y las fincas especializados en bodas ya vienen con un paquete que incluye catering, decoración y música.

Charlotte Jenks Lewis PhotographyCharlotte Jenks Lewis Photography

Sin embargo, hay una manera más original y especial de sonorizar tu matrimonio: con un grupo de música en directo. Sí, esto es factible, los resultados te encantarán y el precio no se incrementará demasiado con respecto a un DJ.

Lo primero que debes pensar es qué tipo de melodías encajan con el estilo de tu enlace. Si es cien por cien tradicional, puedes contratar a un o una cantante de ópera profesional para que cante el famoso Ave María, siempre emotivo y perfecto para una celebración como esta.

Para los amantes de lo clásico y de la sofisticación, una banda de cuerda será la elección más acertada. Pide a los músicos que intercalen las maravillas de Haendel, Mozart o Pachelbel con temas más modernos que sorprendan a tus invitados.

O'Malley Photographers

O’Malley Photographers

El piano es un instrumento dulce, romántico y versátil, desde el cual el músico podrá interpretar desde los melancólicos nocturnos de Chopin hasta el último éxito del pop o un gran himno del rock.

Sposto Photography

Sposto Photography

A pesar de la belleza de las armonías e instrumental clásicos, muchas parejas prefieren ceñirse al paradigma de banda contemporánea: cantante, guitarrista, batería y bajista. Estos grupos interpretan todo tipo de temas actuales, versionados a su manera o fieles a los originales, e incluso composiciones propias.

Lo mejor de contratar a un grupo como este es que no sólo sonarán mucho mejor que la música enlatada, sino que los invitados podrán pedirles canciones específicas durante la fiesta. Incluso, por qué no, puedes organizar un karaoke para que los más cantarines se diviertan y gocen de sus minutos de fama sobre el escenario.

Jose Villa PhotographyJose Villa Photography

Una vez sepas qué tipo de música quieres para tu boda, habla con amigos tuyos que ya hayan contratado músicos en directo para que te cuenten su experiencia y te aconsejen. Si conoces a estudiantes del conservatorio o amateurs, pregúntales también a ellos. Toda referencia es poca para escoger la mejor opción.

Cuando ya tengas a tus candidatos, reúnete con ellos para que te hagan una demostración de su repertorio, su estilo y sus habilidades. Este encuentro previo es muy importante, porque podrás comprobar de primera mano si te gustan o no, y si las opiniones que has recibido y los temas que has escuchado por Internet se corresponden con la realidad.

Megan W Photography

Megan W Photography

Una vez seleccionado el grupo, acuerda con ellos los momentos clave en los que han de intervenir, y con qué canción. Los puntos más importantes son la llegada del novio, la de la novia, la salida de los recién casados y la entrada al banquete.

No sientas la necesidad de contratar al grupo más famoso o más caro de tu comunidad. Algunas bandas locales son poco conocidas pero poseen gran talento y os estaréis ayudando mutuamente: tú les darás visibilidad y ellos llenarán de vida tu evento. Y, como último consejo, incluye en el repertorio esa canción especial que significa tanto para vosotros dos: la que sonaba en la cafetería a la que fuisteis en vuestra primera cita, o en el pub en el que os besasteis por primera vez.