San Valentín llama a la puerta de los enamorados de todo el mundo y las maneras de celebrarlo son variadas: salir a cenar a un bonito restaurante, preparar algo en casa, ir a ver una película al cine, salir a dar un paseo por el parque, intercambiar flores y bombones o, simplemente, acurrucarse en el sofá viendo una serie.

Si ya has vivido cada uno de estos planes con tu pareja durante varios catorces de febrero, ¿por qué no dar un paso más y celebrar tu boda este día tan especial? Algunos te acusarán de cursi y, aunque puede que sea un poco cierto, no hay nada malo en festejar tu amor a lo grande, el día más romántico del año. ¿Quieres averiguar cómo?

Lo primero que te debe haber venido a la mente al pensar en una boda en San Valentín es la decoración, en la que ha de primar el color rojo. Las rosas son las flores estrella de estas fechas, así que ornamenta la estancia (salón, jardín) y elabora los centros de mesa y tu ramo de novia con ellas. Eso sí, las rosas, si bien son las más típicas, no tienen por qué ser las únicas que utilices. Las dalias, las gerberas, los tulipanes y las amapolas tienen también ese encantador tono encarnado. Consulta en tu floristería cuáles están disponibles.san-valentin-1

Los corazones son perfectamente admisibles para una boda como esta. No abuses de ellos, solo introdúcelos en la decoración de forma discreta, como en los dibujos de las servilletas, alguno colgando del techo o de los árboles (dependiendo de la localización del banquete, como siempre) o en los centros de mesa. Por supuesto, úsalos en tus invitaciones de boda para que quede bien clara la fecha y, por tanto, la temática.

ewcouture-10x20-storyboard3

La vestimenta de los novios no debe ser indiferente a la fecha. Para ellos, una corbata roja o una flor del mismo color como boutonniere serán el guiño perfecto. Mejor evitar las camisa rojas, no hay que excederse con el look mafioso. Ellas tienen dos opciones. La primera es la más sutil y consiste en que alguno de los complementos sea carmesí. Te proponemos los zapatos, el tocado o algún detalle en el traje, con los labios y las uñas a juego. La segunda posibilidad es muy atrevida: cásate con un vestido completamente escarlata. Es un giro original, potente y que te hará parecer una auténtica princesa y encajará con el espíritu general de la celebración. Además, ¿sabías que en China las mujeres se casan en esta tonalidad pues simboliza la prosperidad en la pareja?

complementos-rojos-

Fotos Pinterest / Tocado Love Chocolate Weddings/ Zapatos ©Patricia Grande

vestido novia rojo

Pronovias / Carolina Herrera / Valentino / St. Patrick 

Ya sabes que nos encantan las tartas originales y creativas. En San Valentín las posibilidades de singularizar la comida crecen muchísimo. Resulta muy tentador encargar un enorme pastel de corazón o bien mini pastelitos con la misma forma. El vino tinto y las fresas serán tus aliadas en el cóctel y los postres. ¿Un detalle encantador? Poner una mesa dulce con helado de fresa, gofres de corazón y cupcakes.

ewcouture-10x20-storyboard2

Para completar esta atmósfera amorosa, te proponemos una idea vintage y romántica. Hazte con un mini o un escarabajo rojo, añádele unas flores y lazos blancos y aparece con él a la ceremonia. Cuando te marches con tu novio, añade el cartel de “just married” y embarcaos juntos hacia la luna de miel y hacia el viaje más importante: vuestra vida juntos.