La tradición impone que la novia se casa de blanco y el novio de negro con un elegante frac. Sin embargo, cada vez son más los hombres que innovan y dan un toque diferente a su atuendo nupcial añadiéndole colores y complementos originales. Una propuesta arriesgada para los novios que deseen ir más originales el día más importante de su vida es el traje blanco. ¿Te atreves?

Esta vestimenta es complicada de llevar y hay que hacerlo con cuidado, porque puede resultar tan favorecedora como desastrosa. Lo primero que debes tener en cuenta es que el traje blanco queda bien en bodas de verano o primavera, de día y al aire libre. Son muy frescos para combatir las altas temperaturas porque, además, suelen estar elaborados a partir de algodón o lino.

1b3e1bcb28b5c29cd602ff3eb21f66e0 5ccf5b9a5c8cee50505531e739e6396c 91a58fdf72d2826fc15e5c748cfd3fc6

Por tanto, si te vas a casar en invierno u otoño en un salón o en un hotel, será mejor que te ciñas a algo más tradicional. Sin embargo, si tu boda es de estilo ibicenco o indie, acertarás de pleno con un look más distendido.

46b62456f3cac967f1ef7f8b96367aef fdddb712860fa36f27025484da043eaa

Cuando hablamos de blanco, también entran los blancos rotos, los beige claros y los arenas grisáceos. Esta gama sienta especialmente bien a personas entre delgadas y musculosas, ni muy flacas ni excesivamente grandes. Esto es así porque mientras que el negro disimula en ambos sentidos (da más cuerpo a los larguiruchos y estiliza a los más rellenitos) el blanco esculpe la figura y destaca lo mejor (y lo peor) de la misma. Será la elección perfecta si quieres presumir de esos duros meses de trabajo en el gimnasio.

27c0c00a7bd037c1fca3d8088db32400 93191a61240765de43c4219cd115d3c0

La chaqueta o la ausencia de ella marcará la diferencia entre un dress code elegante o uno más informal. Vayamos de mayor a menor formalidad. Un traje blanco completo incluye blazer y camisa con corbata o con pajarita. La pajarita nos gusta para chicos jóvenes y algo alternativos, y puede ser combinada con unos tirantes. La corbata quedará estupendamente con un chaleco, aunque puedes prescindir de él. Sin embargo, si no usas blazer, te recomendamos que te hagas con un chaleco para hacer más estiloso el resultado final. Te ayudará a presumir de abdomen definido y a realzar la anchura de la espalda.8e99d600b0c722cfd32a8882b56d5af5 1283eaa729f5e3c795c02415137b683a 3503dd7c2a9e46cce607639e274d2ed2

Huye en la medida de lo posible de los contrastes fuertes en el color de tu camisa, tu corbata y tu pajarita (sólo el negro puede tener un pase para la corbata o la pajarita). Los tonos estrella son los pasteles: azules cielo, verdes aguamarina, lilas apagados y rosas pálidos, e incluso el blanco si quieres ir cien por cien inmaculado. Lo mismo sucede con los zapatos: ni se te ocurra ponerte unos de color burdeos o marrón oscuro. Triunfan o bien unos blancos, como el resto del estilismo, o bien en marrones muy claros, acaramelados, miel o nude.

1d040d0ca2c0d7a3028fa0754df8e825 8a77a5093695816dadd09b12e8da2835 9ffc954c82cbef369527a3601209d182 ed84dcb344274f400cc601bee9ac5a421b071498ff46d9c62842a635c020f304 070dd70098a4bb7ea8ac8996299e63ea

Al tratarse de un look minimalista, con ese aire fresco y joven, no utilices excesivos complementos más allá de corbata con chaqueta o tirantes con pajarita. En todo caso, puedes añadir un pañuelo al ojal de la chaqueta o un reloj de bolsillo al chaleco. También puedes incluir unas flores al boutonniere a juego con el ramo de la novia.

8fd1bc8319137944e1805ea955ac2f22 67f909cb3fcfde7b1cabaaaa5480f319 358e0c117e4a5015130071bfb7df9ed3 d79c0a1e17da3fe5641c22ef5435c7b2

Inspírate en algunas celebrities que eligieron esta original opción para el día de su boda. Ian Somerhalder en su enlace con Nikki Reed apostó por un traje blanco perla con corbata celeste y una sencilla rosa en el ojal. Johannes Huebl le dio el “sí, quiero” a Olivia Palermo con una corbata y pañuelo negros, una licencia arriesgada que se aleja un poco de los consejos que te hemos dado, pero que el modelo supo defender muy bien. Tienes las dos caras de la moneda: la sobriedad de los pasteles y el calculado riesgo de la trasgresión. ¿Con cuál te quedas?