Organizar una boda es un proceso largo que lleva muchos pasos y fases, y es también muy divertido dedicarle tiempo a cada uno de los preparativos. Pero algunas parejas, ya sea por necesidad o porque la emoción no les permite esperar más, no desean esperar un año para pronunciar el “sí, quiero” y apenas dejan unos pocos meses desde que se prometen hasta su boda. Si este es vuestro caso, mantened la calma, os dará tiempo a todo, pero, ¿cómo?

El paso número uno es siempre tener una buena planificación. Aunque te pueda parecer aburrido o innecesario, es totalmente imperante que hagas un calendario y utilices un cuaderno en el que anotes todos los proveedores a llamar a partir de ahora, y que cada asunto quede cerrado en la fecha establecida sin excusas. Escoge fechas más cercanas que lejanas para dejar un pequeño margen por si hubiera un imprevisto insalvable.

Es crucial que acudas cuanto antes al registro civil o a la iglesia para cerrar el día del enlace. Si el motivo por el que el enlace va a ser tan rápido es porque quieres hacerlo coincidir con una fecha especial o con vuestro aniversario como pareja, este punto es vital, porque puedes quedarte sin plaza para el día que necesitas.

M2visualstudio

Y, por supuesto, una vez tengáis fecha oficial para el día B, necesitáis un sitio en el que celebrar el banquete y la fiesta. En primavera y verano lo tendréis más crudo, pues la mayoría de personas se casan en estas estaciones, pero aún así tenéis posibilidades de conseguir un buen lugar. Pregunta en fincas menos conocidas y dales una oportunidad. Si no encuentras nada al aire libre, busca salones y hoteles. Y, si la ceremonia es lo bastante íntima, intenta organizar algo en plena naturaleza, en una zona de bosque o en un gran jardín de una casa particular (tuya o de algún allegado).

cristina canibano

En el orden de prioridades de este planning, lo siguiente es avisar a los invitados, porque, sobre todo, si viven lejos, tendrán que buscar billetes de avión, barco o tren para poder compartir contigo tu gran día. Opta por invitaciones virtuales en lugar de en papel para acelerar este proceso.cristina maser

El hecho de que esta sea una boda express te facilitará elaborar tu lista de invitados, pues tal vez no puedas convidar a un enorme número de personas por tratarse de una fiesta tan cercana en el tiempo. Opta por una ceremonia más íntima a la que realmente acudan tus familiares y amigos más queridos, y nadie por compromiso. Lo pasarás mucho mejor de este modo.Minute Papillon

Encontrar a los proveedores perfectos es difícil pero no imposible. Para ahorrarte tiempo, es mejor que busques empresas que ofrezcan varias cosas juntas: catering, música y decoración, principalmente. Aunque es genial ir probando varios, no vas a poder extenderte demasiado, así que cíñete a lo seguro: pregunta a tus amigos casados cuyas bodas te gustaron qué servicios contrataron y acude directamente a esos.

El asunto peliagudo viene ahora: la ropa. El vestido de novia sigue siendo el rey de la boda y probablemente al que más tiempo se le dedica. Nuestro consejo, ante la agenda apretada que se te viene encima, es el siguiente: muévete por impulsos, no te lo pienses demasiado. Muchas veces terminamos decidiéndonos por lo primero que nos impactó, por mucho que después barajemos mil opciones. En algo tan emotivo como una boda, los sentimientos y los instintos juegan a veces un papel más importante que la razón. Lo mismo te decimos para tus zapatos y complementos, y todo esto se aplica, por supuesto, al novio.Pemberley Photography

Te sugerimos también que pidas ayuda a tus padres, a una buena amiga o incluso a una wedding planner para que puedas abarcarlo todo, porque si lo hacéis todo solos tu pareja y tú os estresaréis bastante. Pero no te dejes amedrentar por los nervios: organizar una boda en poco tiempo tiene muchísimas ventajas, os ahorraréis quebraderos de cabeza, discusiones absurdas y toda la emoción de la pedida de mano permanecerá intacta hasta gran día.