Habitualmente se emplea oro amarillo para la elaboración de las alianzas de matrimonio, pero el rey de la mayoría de la joyería nupcial es el oro blanco. A muchas mujeres les gusta el tono claro y brillante que tiene, la manera en la que combina con el vestido y la elegancia que otorga al look.

El oro blanco, además, tiene ventajas con respecto al amarillo, pues es mucho más duradero y resistente a los arañazos gracias a las aleaciones de las que está compuesto. Sin embargo, a pesar de esta fortaleza, se trata de un material fácil de trabajar y, por tanto, los anillos se pueden adaptar sin ningún problema.

Joy Michelle Photography

Joy Michelle Photography

Si es de 18 quilates, significa que hay un 75% de oro puro en la aleación, que suele ser con plata, paladio o níquel. Habla con tu joyero antes de comprar una joya de oro blanco para asegurarte de que no lleva ningún componente al que seas alérgica. El color que se obtiene de la mezcla de metales es un gris pálido que se realza con una capa de rodio. Éste, poco a poco, se va desvaneciendo, así que cada año debe dársele un baño para que la pieza recupere el brillo plateado.

Otra de las ventajas del oro blanco con respecto al amarillo es que destaca muy bien las perlas y sobre todo los diamantes, pues estos, bajo una superficie dorada, pueden verse algo más apagados o deslucidos.

Blue Nile

Cortesía de Blue Nile©

Los complementos de la novia suelen elegirse discretos y equilibrados entre sí, dependiendo de lo que se desee destacar. El escote determinará la presencia del colgante y el peinado el tamaño de los pendientes. Por ejemplo, estos menudos zarcillos de Joyería del Rosal, elaborados por Juan Carlos Quijano, son perfectos para novias con el pelo suelto, porque evitarán desagradables enredos. La colección Atlas de Tiffany tiene unos pequeños aros de oro blanco de 18 kilates con tres diamantes cada uno, también idóneos para este tipo de peinado. 

atlashoop-earrings-25841913_922680_ED_M

Cortesía de Tiffany©

Los escotes de barco y los de tirantes admiten collares llamativos, mientras que el de corazón o el palabra de honor, que ya tienen protagonismo de por sí, sólo se aderezan con colgantes sobrios. El collar 1895 de la colección Diamantes de Cartier, el colgante de orla de diamantes de la colección Aristocrazy Diamonds,  o el collar de Alta Joyería de Gucci son opciones similares entre sí, sencillas pero exquisitas y versátiles.

1                 BeFunky Collage

Cortesía de Cartier© /  Cortesía de Gucci© /  Cortesía de Aristocrazy©

En caso de que no utilices collar, decántate por una pulsera. Nos gusta esta de diamantes de Mio, muy fina y delicada. Si tu vestido tiene pedrería, aprovecha esto para combinarlo con tus joyas de oro blanco, pero ten siempre mucho cuidado de no recargar demasiado el estilo. Otorga protagonismo a la zona que más te interese. Inspírandote en estas propuestas y consejos no te costará nada brillar con luz propia en tu gran día.

00101649807094____2__967x1200 copia

Cortesía del Corte Inglés©