“Madre sólo hay una” es una frase que hemos escuchado cientos de veces en toda clase de conversaciones de lo más dispares, porque es cierto. Una madre es un apoyo continuo, es la primera persona que ves al nacer, la que te enseña desde cómo hacer problemas de matemáticas hasta a resolver cualquier cuestión importante de la vida, la que te da el consejo clave cuando sientes que todo está perdido.

Por eso, el rol de la madre de la novia es crucial a lo largo de toda la preparación de la boda. Vas a ser su gran apoyo en cada paso del camino que le espera y debes saber cómo hacerlo de la mejor manera posible. En Miboda.com te decimos cómo.

Los preparativos. Seguro que, al enterarte de que tu hija se casa, te vinieron a la mente mil ideas de decoración, música, menú… Esto es algo muy bueno y útil, pero debes actuar con mesura. Recuerda que, al final, los que se casan son ellos, y aunque deseas que tengan la ceremonia perfecta, debe ser perfecta para ellos, no para ti. A veces tendrás que asumir que sus preferencias son distintas a las tuyas: tal vez elijan un plato que a ti nunca se te habría ocurrido ofrecer en un banquete, o una lista de canciones que te desagrada. Pero recuerda que tan valiosa como tu opinión es tu respeto hacia lo que finalmente decidan: orienta sin asfixiar.

elenabau

Elena Bau

Los consejos. El estrés del matrimonio no sólo lo sufren los que lo contraen, también sus familiares directos. Prepárate para las decenas de veces que tu hija vendrá a contarte que tal cosa ha salido mal, que un vestido no le sienta bien o que se ha peleado con tu yerno y no sabe cómo perdonarle, teniendo en cuenta que están a punto de comenzar una vida juntos. La confianza que deposita en ti es una dura responsabilidad que debes llevar con la máxima tranquilidad posible, tratando de ayudarla pero sin tomar la decisión final por ella.10397985_569130793187350_6610052486365016877_n

Pruebas de vestido, peinado y maquillaje. Las citas con el costurero o costurera y con el centro de estética van a ser obligadas y frecuentes, pero las vas a disfrutar. Tu hija estará interesada en saber cómo la ves, por encima de cómo la vean incluso sus mejores amigas. Se trata, de nuevo, de una gran responsabilidad pero muy entretenida: pasarás tardes geniales probando vestidos, zapatos, tonos de sombras, distintos recogidos y tocados…web-mer-e-inigo-11

La relación con su consuegra y su yerno. Tu hija se casa con una persona, no con su familia entera pero, aun así, es importantísimo trabajar una buena relación con estos nuevos parientes. Ella se sentirá feliz si tienes confianza con su futuro marido, si habláis de temas variados, bromeáis e incluso él acude a ti en busca de consejos o ideas. Con respecto a la madre del novio, inclúyela en vuestros planes: tal vez esté apenada por perderse las pruebas de vestido o de maquillaje así que, si la novia está de acuerdo, podríais invitarla a alguna para que se sienta integrada y partícipe de la celebración.

lisola

Lisola Fotografía

El gran día. Este día será, sin duda, el más agobiante, pero también el más especial. Te tocará mantener la calma por ella, aguantar las lágrimas para que no rompa a llorar contigo, arreglar cualquier contratiempo (una mancha, un descosido o una crisis de dudas de última hora) o incluso acompañarla al baño (una tarea que, dependiendo del vestido, puede suponer un mundo para la novia). En definitiva, el día B vas a ser el pilar que sostiene a tu hija. Sabemos que llevas toda una vida siéndolo y, por eso, estamos seguras de que no fallarás en el momento más importante de su vida (y uno de los más maravillosos de la tuya).

LIVEN Photography

LIVEN Photography