Cuando uno se decide a tomar la iniciativa y pedir la mano a su pareja siempre surgen esas dudas respecto a cómo hacerlo, puesto que se pretende, al mismo tiempo, ser original y romántico. Así pues, ¿Estás pensando en pedirle matrimonio a tu pareja? ¿No sabes cómo hacerlo? En este post te destacamos algunas ideas originales, románticas, algunas sencillas y otras más complejas, para pedirle la mano a tu amado/a. Hoy en día es habitual que los chicos pidan la mano de sus parejas, pero, ¿y si cambiamos la tendencia?

Da lo mismo quién se la pida a quién estas ideas sirven para ambas ocasiones, porqué nunca está de más sorprender sea quién sea a la hora de decir ¿Quieres casarte conmigo?

©Tu Boda En Galicia

©Tu Boda En Galicia

Esta es la típica frase que se escucha en todas las pedidas, pero que tal un “unamos nuestras manos, estrechemos nuestros lazos, casémonos!” Claro, directo y muy seguro. Pero ¿cómo se lo dirás? Aprovechar situaciones imprevisibles es nuestra primera apuesta.

1.-  Dedícale una “flashmob” con una canción de amor o que contenga las palabras marry, casarse y sinónimos. Nosotros te recomendamos “Marry me” de Bruno Mars. Esta es una apuesta divertida y atrevida, pero al mismo tiempo compleja. Puedes motivar a tus amigos/as para que te ayuden con la puesta en escena y puedes realizarlo en cualquier momento, sólo necesitas motivación, amigos, ensayos previos, elegir canción lugar y a bailar!

2.- Aprovecha una reunión familiar. Escoge una fecha señalada para sorprender a toda la familia. Estar reunidos hará que diga que ¡Sí! Esta es una apuesta segura y además no sólo sorprendes a tu pareja sino que coges desprevenidos a todos los asistentes. Solo tienes que plantearte en qué momento lo dirás. Te recomendamos que lo hagas después del postre y antes del café.

3.- Un momento romántico y sensual es pedirle matrimonio en pleno coito. Es un momento erótico y muy imprevisible. Nadie espera escuchar en medio de un orgasmo las palabras mágicas. Besaros, disfrutar del momento y acabáis el acto con más entusiasmo.

4.- Pedida campestre. Prepara un picnic romántico. Busca un lugar idílico con lagos, ríos, montañas, flores… naturaleza viva. Aprovecha la conversación para plantear el tema e ir allanando el terreno para finalmente sorprender con el anillo. Puedes esconder el anillo en alguna parte de la comida o en algún árbol o lugar cercano a flores que sabes que puedan gustarle. Invítale a que vaya y se encuentre con la sorpresa.

5.- Un clásico. Restaurante romántico. La mesa dónde le pediste para salir o ese rincón que tanto adoráis de ese lugar. Un buen vino, buena cena y para acabar una copa de cava. Sólo falta el anillo. Romántico y clásico, pero no siempre la apuesta segura.

Y vosotros ¿Cómo le pediréis o pediríais la mano? ¡Cuéntanos!

Escrito por:

HoneyBodas Logo grande copia