Estamos acostumbradas a ver novias con elaboradísimos peinados en sus bodas. Aunque esto queda precioso, la tendencia para el próximo 2018 es la opuesta: se prefieren cabellos naturales, como si el aire los hubiera alborotado levemente, cortes de pelo más libres y desfilados y tocados sencillos o, incluso, inexistentes.

El corte carré. La base del carré es el corte bob normal y corriente, solo que se despunta a la altura del mentón y el flequillo es recto y tupido, pero no corto. Este corte de pelo sienta especialmente bien a mujeres de rostros ovalados o triangulares, pero no tan bien a chicas de rostro muy redondo o cuadrado, con prominentes mandíbulas, porque no hará sino acentuarlas. Te sentará genial con un velo vintage tipo birdcage.

Los looks desenfadados. El denominador común de la mayoría de los peinados de novia que pisarán fuerte el año que viene será la informalidad: no se buscan aspectos acartonados, sin movimiento, casi artificiales. La idea, sin embargo, es que luzca como algo que has hecho tú misma en casa, con mechones fuera, pelillos despeinados, incluso, pero eso sí: con mucho encanto.

El hair contouring. Si el contouring de rostro ha causado auténtico furor entre las celebrities y las aficionadas al maquillaje, ahora lo hace el hair contouring. La idea te la puedes imaginar: se trata de ir creando matices en el cabello, jugando con claros y oscuros para darle volumen y, al rostro, un efecto más ovalado. En las pasarelas lo hemos visto, sobre todo, con la combinación castaño claro, ceniza y rubio, pero tu peluquero te asesorará según tu color de pelo.

Los tocados sencillos y sin velo. Nos ha llamado la atención la ausencia de velos o mantillas en las últimas pasarelas nupciales que mostraban las tendencias para el año que viene. Tal vez por influencia del minimalismo de las novias millennial, el año que viene va a estar enfocado más bien hacia tocados sencillos que apenas adornen el cabello con unos apliques, con una diadema fina o, como mucho, con una sencilla corona de flores.

La raya al medio. ¿Os habéis fijado que muchas de las novias de la última Barcelona Bridal Week llevaban la raya al medio? Esta tendencia nos encanta, porque dividir el pelo así resulta muy rejuvenecedor, casi aniñado, y te dará un aspecto etéreo y angelical. Si tienes el pelo liso, puedes apostar, incluso, por dejarlo suelto, al natural. Si lo tienes rizado, poténcialo con productos adecuados para definirlos.

El flequillo largo. Los cortes de pelo no se llevarán ni rectos ni con flequillo: la idea es que quede desfilado por delante, para que puedas jugar con esos mechones largos, a modo de extenso fleco. Puedes jugar con ellos tanto si dejas el pelos suelto, ondulándolos un poco, o si quieres darles protagonismo en un recogido.

El rubio platino. Las famosas se están rindiendo a los encantos del rubio platino: Cara Delevingne, Blanca Suárez o Jessa Johansson son algunas de ellas. Esta tendencia ha llegado para quedarse y resulta muy bonita sobre todo para las mujeres de piel muy pálida y ojos claros, pues les aporta un aire nórdico. Eso sí, es un tono que requiere muchos cuidados, así que mímalo bien para que tu cabello no se dañe ni pierda brillo.

Semirrecogidos con cardado discreto. Levantar la parte superior de tu pelo con un poco de cardado es un clásico que nunca pasa de moda y que vuelve con fuerza para el próximo 2018. Nos gusta con semirrecogidos en la zona de la coronilla, con mechones sueltos por delante en una raya al medio. Ornaméntalo con una diadema en la separación entre los flecos y el recogido, y deja el pelo suelto en ondas bastante amplias.