El ramo de novia es el broche de oro del look nupcial. Muchas chicas tardan poco en elegirlo, mucho menos que su vestido, pero la tendencia va hacia una mayor personalización del ramo para que sea tan único como el resto del atuendo. Por eso, de entre los variados tipos de ramos que existen, el más clásico, que es el bouquet, se ha reconvertido en uno más moderno y especial: el ramo domo.

Greg Finck

A este ramo se le conoce también como posy, clutch o de tallo largo, y básicamente es como el redondito de toda la vida, pero con unos tallos que ganan mucho protagonismo por su largura y porque van unidos y decorados con cintas o retales de tela y algún tipo de aplique.

Ojo, porque sienta mejor de unas maneras que de otras. Al ser bastante voluminoso, no resulta muy recomendable para novias de estatura baja, ya que contribuyen a acortar más su figura. Por eso los preferimos para mujeres altas y esbeltas, y todavía mejor si sus vestidos no son muy ceñidos y tienen mucho volumen. como sucede con los de corte sirena, que además realzan las curvas, o los corte de princesa.

Justin DeMutiis Love & Light Photographs

Es recomendable, también, que los tallos de las flores que utilices sean más o menos resistentes para que queden bien sujetos, pero si todas las variedades que te gustan tienen tallos finos, simplemente introduce por el medio un par de plantas de tono neutro, en blanco, por el medio.

21b0f66efdeebef61fbbbc2af36a67a8 570e9ecf0a0a3$!x900 277208baa853ccac455634e15263851c

Utiliza distintas especies propias de cada estación. Para un ramo de primavera, combina el amarillo de la caléndula, el violáceo de la petunia, y la increíble mezcla de tonalidades que muestran en cada pétalo las violas o pensamientos. En esta época de tantos cambios de temperatura, las gamas también han de ser entre frías y cálidas. Anuda el conjunto con un lazo de raso en lila claro, casi pastel, y decóralo con un camafeo nacarado de estilo vintage.d81b7b2628dfb3d206a54a09a9eed438 Lori Paladino Photography 19360caa6468267aaa11c82963218f39

El verano, sin embargo, pide amarillos y naranjas, pide flores que emitan luz, sol y vida. Hazte con begonias anaranjadas y, por supuesto, con girasoles, las estrellas de esta cálida estación del año. Rellénalo y hazlo frondoso con varios puñados de alisos. Cierra el ramo con una sencilla cinta blanca, que puede ser de raso pero también de organza, para un toque más ligero.

8438956bdb58c700c949f325685af93e Amanda Watson Photography Clayton Austin Sophie Delaveau

El otoño es el momento de la caída de las hojas secas y de los tonos melancólicos y envejecidos. Elabora un ramo ligeramente decadente, con los tintes nostálgicos de este periodo en el que el marchitarse de la naturaleza se convierte, paradójicamente, en algo bello. Para eso puedes usar hibiscos y dalias oscuras, levemente pochas, y mezcladas con hojas secas o espigas de trigo. Anúdalo todo con cuerda de pita para un estilo rústico chic.Ken Kienow Wedding Photography Rachel Solomon Rebecca Yale Photography

Para un ramillete invernal, juega con los contrastes del rojo y el blanco. Las rosas son siempre un acierto para esta combinación, pero son propias del verano. Por eso te sugerimos emplear tulipanes (que simbolizan el amor eterno) y alhelíes. Utiliza un cinta con pedrería para atar y adornar los tallos, lucirá espectacular.

+ Gianny Campos Photography Koman Photography

Consigue un efecto totalmente ideal y cohesionado en tu decoración elaborando tus centros de mesa acorde con tu ramo, con las mismas especies y los mismos tipos de tela. Añade velas aromáticas de las mismas gamas cromáticas e, incluso, intenta que tus manteles y servilletas hagan juego con todo. Es precisamente en estos pequeños detalles donde se nota la calidad y la preparación de una boda. Triunfarás.