La ceremonia de la pedida de mano es el preludio de la boda, un ensayo, y requiere casi la misma solemnidad. Aunque su sentido ancestral es que el hombre solicite formalmente matrimonio a su amada delante de su padre, hoy en día se trata más bien de un encuentro entre familias y amigos muy cercanos previo a las nupcias, en el que se hace entrega del anillo y regalos.

Pinterest

La finalidad principal de la pedida es el acercamiento entre familias y el intercambio de presentes. Él le entrega a ella el anillo, generalmente, cuando la cena ha terminado y llega el momento de degustar los postres. Algunos siguen la tradición al pie de la letra y, por la mañana, envían un ramo de rosas blancas a su futura esposa. Ella tiene algo más de margen para elegir: un reloj, una pluma o unos gemelos suelen ser las apuestas más acertadas.

Manteniendo en cierto modo ese significado de que el varón solicita la aceptación de su suegro, es habitual que escoja un buen vino para él y su mujer. Los demás invitados colaboran, en algunos casos, con detalles sencillos para la novia, como flores y bombones.

petición de mano boda

©Renee Sprink Photography

Más importante que los regalos es unir a ambas familias, propósito primordial que persigue la celebración. De este modo, si no tenían demasiado contacto o no habían tenido oportunidad de conocerse bien, podrán hacerlo en un ambiente agradable y distendido. Para favorecer esta atmósfera de comodidad, es recomendable encargar la comida a un servicio de catering para que nadie tenga que preocuparse por la preparación de los platos.

boda pedida de mano

©Pinterest

Por esta misma razón, si bien la tradición señala que el acto se desarrolla en la casa de la novia, en la actualidad muchos escogen restaurantes, fincas, salones o jardines. Y, si bien se trata de un evento familiar, tienen cabida los amigos más íntimos por ambas partes. No está de más contratar a un fotógrafo para inmortalizar el día sin tener que asediar a tus hermanos o primos para que no se despeguen de la cámara.