Los tiempos cambian y las mujeres ya no tenemos por qué esperar a que nuestro príncipe azul nos pida matrimonio entre flores y bombones. Si sientes que tu pareja es la definitiva, si lleváis mucho juntos y no os podéis querer más, si cada segundo separados es doloroso, atenta a estas propuestas para declararte.

Supongo que la primera opción ya se te ha venido a la mente: una cena romántica, tal vez en vuestro restaurante preferido o en el que tuvisteis vuestra primera cita, o en casa, con velas y un poco de música ambiental. Puede que ya se huela que vas a contarle algo importante o a regalarle algo, pero probablemente nunca se imaginará lo que realmente tienes planeado.

velada-romantica-830x551

Una idea un poco cruel pero muy divertida es asustarle. ¿Cómo? Envíale un mensaje por la mañana, mientras está en el trabajo, y dile que tenéis que hablar, sin emojis ni nada. Pensará que estás enfadada o incluso que quieres tomarte un tiempo, así que cuando llegue a casa y le digas la verdad, la sorpresa será doble. Ojo, tampoco te pases de seria, la cuestión es gastarle una broma, no matarle de un infarto.

©Adagion Studio

©Adagion Studio

Esta propuesta solo es válida para las más apañadas con la tecnología (o las que tengan un amigo o amiga que sepa del tema). Seguro que hay una película que a él le encanta y tú detestas. Asegúrale que quieres darle una oportunidad y verla. Pero antes, con algún programa de edición (Final Cut, Premiere), en el momento álgido de la cinta, añade una grabación tuya pidiéndoselo. Vale, es un trabajazo, pero ya verás lo conmovido que se quedará por todo el esfuerzo que has dedicado y por lo original que ha resultado.

©Agnes Stenlund Photography

©Agnes Stenlund Photography

¿Suele llevar un tupper con comida al trabajo? Déjale una nota dentro de su porta tuppers -o, si lleva un maletín, lo mismo- citándole en algún lugar especial: un parque, una plaza o donde os disteis el primer beso. Puedes incluso -si no es un sitio muy concurrido- dejar notas en el suelo con mensajes románticos o guiándole a algún punto específico. Espérale allí y hazle la gran pregunta.

©Ivo Popov Photography

©Ivo Popov Photography

La última propuesta solo debes ponerla en práctica si tu novio no es vergonzoso y, de hecho, si es de esas personas a las que les encanta compartir todas sus experiencias con sus amigos, familia y en las redes sociales. Proponle ir a un concierto que os guste -mejor si es de una banda pequeña y asequible, con la que sabes que puedes hablar sin dificultad- y compínchate con el grupo.

©Milton Keynes Photography

©Milton Keynes Photography