Asociamos el blanco como el color estrella de una boda por el vestido de la novia y la decoración general del banquete, cuyo mantel y vajilla, como mínimo, suelen ser níveos. Sin embargo, las flores siempre dan mucho juego y aportan alegría con sus tonalidades y sus deliciosos aromas.

El ramo es uno de los elementos protagonistas de la novia y en él se concentran las principales flores, que han sido escogidas con mucho mimo. Los tonos empolvados resultan muy versátiles y, sobre todo, románticos, ideales para una ceremonia como esta. Por eso te recomendamos el rosa pálido, el lila o el naranja crema para tu ramo de novia.

Para conseguir un ramo en rosa candy, te encantarán los claveles, que son flores muy divertidas, redonditas, coquetas y, lo más importante, tremendamente duraderas. Existen varias tonalidades, unas más vivas que otras, pero para un ramo pastel te conviene elegir en concreto el clavel rosa. Las peonías son similares, también te servirán para lograr un efecto muy dulce. Las flores de cerezo son muy bonitas debido a sus colores brillantes y florecen en su máximo esplendor durante la primavera.rosa candy

Entre el rosado y el lila se encuentra el alhelí, de hojas menudas y finas y un olor intenso y agradable. Como muchas otras flores, la espuela de caballero presenta un amplio espectro de tonalidades, pero para un ramo empolvado nos quedamos con las celeste apagado. En junio y julio florece de una manera espectacular, así que apúntatela si tu gran día es en verano. Otras de nuestras favoritas son la hortensias, que poseen varios leves matices en cada uno de sus pétalos, en los que encontrarás un poco de rosa, un poco de azul, un poco de verde… pero si la quieres monocromáticas, las hortensias azules son arrebatadoras y mágicas.hortensias

El naranja también tiene cabida entre los tonos empolvados. Las rosas anaranjadas y amarillas poseen una belleza y un exotismo sin igual y, además, son siempre una apuesta segura. Existe también una variante de tulipanes cuyos pálidos tonos claros evocan los del cielo en un atardecer estival. Las zinnias son de origen mexicano y se conservan mucho mejor en climas cálidos que en temperaturas frías. Las encontrarás, entre otros, en amarillo y crema, ideales para el ramo pastel que buscas.tonos naranjas

Para completar tu ramillete en este estilo, que tiene ese toque vintage de los colores que parecen desgastados y casi avejentados, añade flores blancas como complemento a las demás. Con tan solo unas rosas, unas margaritas o unas campanillas lograrás un efecto mucho más bonito y frondoso.flores blancas

Un ramo domo es perfecto para este estilo, pues puedes acrecentar el aire vintage con unos lazos de raso en crema que rodeen los tallos. Un camafeo o unas piedras lo harán todavía más elegante.domo

Completa la esencia naif con un tocado elaborado con las mismas flores que tu ramo, ya sea en forma de diadema, en una corona o con flores sueltas que decoren una trenza o un recogido. Tus damas de honor y las niñas del cortejo deben ir en consonancia contigo. 

Fotos: Style me Pretty©